Treinta y seis

Llegamos. Hurray, hurrah.

Han pasado tres días y recién tengo un tiempo para sentarme a escribir esto, porque la vida está entretenida, interesante y está, por sobre todas las cosas, vital. Me quedan un par de correos de cumpleaños que responder con calma y tiza, pero sus recipientes ya están al tanto.

Un mes antes de terminar los treinta y cinco tuve una sensación de pacífico bienestar: resté el lugar donde empecé del lugar donde estoy y la diferencia me dejo satisfecho – esta ha sido una buena vida, y si bien la voz inconformista siempre va a gritar “no lo suficiente”, algo de estructura y de firmeza en las estructuras ya llegó para quedarse. This is your life, Charlie Brown; todo lo que viene ahora se construirá a largo plazo, afirmándose en el tiempo con seguridad y tranquilidad. Incluso los impulsos se desprenden de eso, como decorados arquitectónicos del Gran Edificio Bárroco de la vida.

Mi cumpleaños fue un día perfecto. Gracias a todos los involucrados en eso. Almorcé con mi papá y fue un día perfecto. Antes de avanzar hacia lo desconocido y de acercarnos todos un poco más a la muerte, bueno es saber cuándo es suficiente.

De nuevo: gracias.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: