Hasta la próxima semana

Me demoré un poco en ver el nuevo episodio de Sherlock porque los últimos habían estado bien flojitos y pensé que ya era hora de decirle adiós a este versión del Gran Detective. Como es probable que lo mencionemos con los invisibles, le di la oportunidad a “The Six Thatchers”. Me habían advertido que tenía musho smartphone, musho de ese ritmo raro que la serie agarra a veces. Así es que lo empecé a ver más como una despedida que con una mente bien abierta.

Y no es nada malo, fíjate.

No es fácil hacer una temporada 4 de nada en esta vida. Hay presiones, desgastes, gente que quiere ver más de esto, marketing que quiere ver más de lo otro; está el riesgo de repetirse, y también – como pasa en Sherlock – los personajes empiezan a cobrar una vida propia. Mark Gatiss se salta esto escribiendo un capítulo bien apegado al género. En vez de hacer uno de los buenos cuentos de Conan Doyle, “The Six Thatchers” funciona mejor como una de las novelas débiles; como, por ejemplo, The Sign of Four, que está medio referenciada en el capítulo.

El principal problema que tiene el episodio es su falta de consistencia, esos saltos que se pega hacia un humor que no le va a la serie nomás – si bien Gattis tiene entrenamiento como comediante, es mucho más sólido como escritor de género puro y duro. El argumento principal se diluye e incluso se evapora a ratos, PERO – he aquí el quid del asunto – ¿te has releído alguna de las novelas de Conan Doyle recientemente? Yo sí. De hecho, ni bien terminé el capítulo me releí la ya mencionada Sign of Four y le pasa lo mismo-lo mismo que al episodio. En su afán de explicar y entretener, el argumento se da una vueltas y se vuela del todo y después aterriza súbitamente con la explicación de algún misterio.

El Holmes de Cumberbatch con su hiperlalia se me hace cada vez más tedioso y más un recurso barato que una muestra del personaje. De igual forma, el capítulo no se decide a qué hacer con su personaje titular: si tratarlo como un savant desadaptado y hacernos sentir inferiores a él o señalarlo como raro y anómalo y hacer de esto una falla trágica. Juega para todos lados y no cubre realmente ninguna zona y ahí también la serie sufre.

Aún así, es un episodio bien disfrutable, bien apegado a la idea de hacer una adaptación moderna de las historias del Gran Detective; y que si bien recurre a los mensajes de texto en pantalla y a algunos trucos de cámara medio chulos (perspectiva del sabueso, por ejemplo), no depende de ellos para mover la historia (como en los últimos capítulos en que todo pasaba en la mente de Holmes). Más enfocado en el mundo apreciable y menos en hacer una metafísica barata, “The Six Thatchers” es un buen paso hacia un mejor Sherlock. Yo, que iba a despedirme, decidí quedarme, por lo menos, hasta la próxima semana.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: