Algarrobo, mon amour

Fue un mes delicioso, con lo mejor de dos mundos – la calma de la soledad junto al mar, las visitas a los amigos, las ocasionales compañías perfectas, un ir y venir entre el pasado y el futuro parecido un poco al vaivén de la marea.

Fue un viaje campbelliano, con umbrales cruzados, recompensas, pruebas, muertes y resurrecciones. Tenía planeado escribir dos cosas y volví habiendo escrito dos cosas completamente distintas, una de ellas insospechada. Conocí a dos personas que sé, como se saben estas cosas, que van a estar en mi vida por un buen rato, y consolidé dos amistades muy importantes. Me fui con preguntas y volví con un plan.

Caminando por esas calles, por las que he caminado desde antes de saber caminar, fui feliz hasta el absurdo y la risa espontánea. Ahora las dejo atrás, como parte del mismo pasado que está ahí, pero ya no existe. Pero voy a volver.

Oh, cómo voy a volver.

FullSizeRender.jpg

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: