Mystery Train, la peli de Jim Jarmusch del 89, tiene, entre otras muchas cosas, una aparición fantasmal de Elvis. Hoy la vi por primera vez y fue otro el fantasma que me hizo saltar de mi asiento (sentarme en la cama donde estaba acostado, en verdad) y poner el grito en el cielo. Había visto los créditos de inicio, pero aún así, ni bien apareció en pantalla, grité

-Joooooooooooooee!!!

Y sonreí, como si me hubiera encontrado en la calle con mi mejor amigo después de 10 años. Joe Strummer, alma, corazón y pan de los Clash ahí, en el monitor de mi computador, vivito y coleando, peinado como Elvis, peinado como él mismo hacia el final de los Clash. Van a ser 14 años desde que nos dejó y el mundo sería un lugar tanto mejor con un Joe Strummer viejo, contándonos y cantándonos desde su experiencia, pero verlo, aunque sea una media hora, en esas otras épocas, fue una alegría y sino un bálsamo, por lo menos un acondicionador de felicidad.

____

Estoy a punto de entrar en una Jim Jarmusch overdrive, así es que si está interesado en ver alguna de sus pelis, me llama (menos Only Lovers Left Alive, Broken Flowers, Coffee and Cigarrettes, y Mystery Train, que ya pasaron). Además, este año, el año en que se nos fueron Bowie y Cohen, el año de la presidencia de Trump y el año del mono en llamas; no deja de ser un año con DOS películas nuevas de Jarmusch, un disco nuevo de los Stones, y el año del Nobel para Dylan. El universo es indiferente, así es que nos toca a nosotros la responsabilidad de inventarnos nuestra propia esperanza. Hoy, voy a invertir un poco de mi optimismo en ver a Adam Driver en Paterson, o en ver el documental de Iggy Pop y los Stooges.

Mundo circular: Mi primera experiencia con Iggy es cuando suena Louie, Louie al final de Coffee and Cigarrettes. Fue la canción que quedé tarareando después de leer el excelente “Please Kill Me” (si no nos conocemos y usted se encuentra a alguien en la calle canturreando “life after Bush and Gorbachov”, dígame hola), y justo hoy escuché a Marc Maron entrevistando a los autores del libro, McNeil  y McCain. En algún punto hablaron de Iggy, de lo articulado y lúcido que es cuando no es Iggy, cuando es solo Jim Osterberg Jr. Y ahora me entero que hay un docu sobre él, que es de este año, y que lo dirige el ya mencionado.

#Hamiltrash: Hamilton ha sido tan hito cultural que ahora pronto viene el Hamilton Mixtape, con las canciones del musical cubiertas, reversionadas o revisadas por un panteón de artistas comerciales. Han anticipado 6 cortes, y escucharlas es un excelente ejercicio de análisis de la adaptación. De momento, mientras más se desvían del material original, mejores son las canciones. Kelly Clarkson y Sia quedan medio cortas con su adaptación y fotocopia (respectivamente) de It’s Quiet Uptown y Satisfied. Mientras que Usher cumple en Wait for it, pero Wrote My Way Out de Nas e Immigrants, apenas con un sample de la canción original, arriesgan más y les sale mejor (hasta el Residente de Calle 13 y Riz Ahmed, a quien vimos en The Night Of se tiran unos versos buenos por ahí). Habrá que escuchar el disco entero, pero puede ser todo porque lo produce Questlove de los Roots, y por ende todo lo que sea más rapeado le sale mejor que el pop puro.

Procesos: Una cosa que hace Jarmusch en su proceso de escritura es dejar de ver otras películas y concentrarse en escribir, escuchando música que le de el ambiente y el tono a lo que está haciendo. Mi propio proceso funciona parecido, aunque a veces uso las canciones más como muletas para darme impulso que por su conexión con la historia. Una de las sorpresas gratas de esta semana fue dar con la estructura precisa y el enfoque para un proyecto del que aun no puedo decir mucho – y que no era uno de los que tenía planificados para el mes de semiretiro escritural. Llegó, de sorpresa, como un buen regalo, como una carta feliz de esas que el correo chileno tiende a traer con meses o años de retraso. Eso pasó el lunes. Ayer jueves me di cuenta que – siguiente paso – ya tenía la primera canción del soundtrack de escritura. Y es esta:

Llegué a ella por otras anécdotas y por una línea en particular. Y porque: Ella. Y hoy, mientras tecleaba un rato, reparé que, además de la línea que es clave para el libro, la canción dice :

I have words that do not come from children’s book.

Y supe que todo iba a estar muy bien.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: