Confesional (dos)

Varias confesiones, en distintos grados de vergüenza/rídiculo:

UNO. De 9 a 5 trabajo para una multinacional.

DOS. Por cosas de trabajo, tengo un computador con tres pantallas. TRES. Ni Gordon Gecko, hermano.

TRES. Siempre he querido adornar mi casa con algunas de esas figuras de acción caras. “Juguetes para ricos” fue como le escuché a un papá describírselas a su hijo una vez en Providencia (y gracias a esa frase es que no tengo un montón).

CUATRO. Hace ya varios meses descubrí que en vez de comprarme figuras, podía ver los videos con los reseñas en Youtube. Los expertos en la materia les encuentran tantas fallas que me calma, me permita verlas y me da la perspectiva suficiente para no comprarme nunca ninguna.

CINCO. Muchas tardes dos de mi pantallas tienen trabajo y la tercera tiene a algún youtuber encontrándole lo malo y lo bueno a tal o cuál figura.

SEIS. Tengo dos youtubers más o menos favoritos: Anthony (de Anthony’s Customs) y Glen Webb.

SIETE. Anthony es el reseñista que yo sería: un cabrón que se fija hasta en el más mínimo detalle, siempre haciendo críticas a la anatomía, muchas veces con poca pasión por el cómic detrás de la figura, pero midiendo las cosas con justicia.

OCHO. Glen Webb es el reseñista/persona que yo quiero ser: un entusiasta, con cero cinismo, siempre motivado por la historia en el cómic detrás de la figura.

NUEVE. Anthony y Glen deben ser un poco mayores que yo nomás. Anthony quizás sea más joven.

DIEZ. No estoy suscrito a ninguno de sus canales.

ONCE. Publican todos los días. Ayer me di cuenta que  Glen Webb dejó de publicar hace una semana, y pensé que ni bien subiera un nuevo video, dejaría atrás mi estupidez y la escribiría un comentario del tipo “welcome back”.

DOCE. Hoy supe que Glen Webb murió hace una semana. Tenía cuarenta años.

Fue una reputa malformación congénita al corazón, como la que se llevó a Joe Strummer. Lo bueno, siempre, es que esta gente muere durmiendo, de un día para otro. Lo bueno, en estos casos, es que esta es gente que vivió vidas en las que hizo lo que quizo. Glen Webb vivía de sus podcasts y sus reseñas. Así da gusto.

¿En qué estás tú ahora? ¿Qué va a decir la gente si te mueres esta noche? ¿Te vas a haber pasado la vida juntando papeles para otra gente?  ¿Te vas a morir creyendo que mañana es el día en que empiezas tu vida? ¿Te vas a ir de este mundo, de tu única experiencia como individuo pensante mortal, habiendo postergado todo por que las condiciones no eran las adecuadas?

Las condiciones nunca son las adecuadas. Mañana es hoy. Solo existe el hoy.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: