Confesional

No puedo dormir y parece que no voy a poder dormir en un buen rato más. Ni idea porqué. Hoy trabajé en turno doble, vi fútbol, escuché podcasts, leí (sí, leí), fui a nadar, escuché historias y confesiones ajenas. Pensé, también.

Sigo pensando. No puedo dejar de pensar.

Pensé en el futuro, pensé en ese futuro con Inteligencia Artificial, Realidad Virtual, Realidad Aumentada y todas las anteriores juntas. En los autos que se van a manejar solos y cómo cuando el primer auto que se maneje solo choque todos vamos a gritar espantados “¡No, los autos automáticos no!”, pero un millón de humanos se muere al año en los autos convencionales y ahí están. Killer Cars.

Pensé en la Realidad Virtual y cómo nos espera una sintaxis nueva, un medio nuevo para contar historias y compartir experiencias. Veo ese Batman VR o esos demos de la caminata por el trapecio y me doy cuenta de que estamos en la época de los Lumiére de nuevo. Nos espera un mundo del que ya no soy parte y en el que ya me siento obsoleto. Quizás es el future shock el que me tiene sin dormir. Pesadilla: siento que la realidad aumentada se va a  cristalizar en traductores universales perfectos muy pronto (menos de diez años) y ahí mi set de habilidades va a quedar bien obsoleto. This is really happening, haaa-ppe-ning.

Siempre he sentido que los pacos y los torturadores son gente con el set de habilidades de un troglodita. Lo mismo los psicópatas. Gente que nos habría sido útil hace diez mil años, pero que ahora está ahí, medio en los márgenes. Pensaba si acaso todos esos poetas experimentales y artistas pop no serían, idealmente, gente antes de su tiempo; gente que nació para contar historias en la realidad virtual, con esas herramientas, pero que nació fuera de época.

Pero hey, ¿no son los poemas la primera aproximación a la realidad virtual? Y ciertas novelas, y los diarios, y los blogs. Todo tienen hacia ese punto, que es el punto de fusión y fisión humana: el punto en que yo=tú.

No hay reglas para la eventual guerra electrónica. La expectativa de vida de mi papá pasa de meses a un puñado de años. ¿Por qué es que los videojuegos siempre se tratan de ser un ganador y no de ser un iluminado? ¿Por qué Pokemon Go y no otra AR que no involucre cosas como “capturar”, “entrenar” y “pelear”? Y ya qué estamos en el tema ¿Qué le pasa a un pokemon dentro de su pokebola? ¿Tiene una casa como la de Mi Bella Genio o queda en estado de suspensión cuántica o son todos los pokemones de Schröedinger o qué? Atrapar al monstruo, encerrar al diferente. Repaso estados de cuenta. Trabajo. Pienso.

No puedo dormir.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: