Sigo

Sigo pensando en Horace and Pete.

Anoche escribí esos párrafos con mucho sueño y bajo la manifiesta influencia del antigripal de turno. Si hubiera estado más lúcido habría contado de cómo no pude dejar de llorar al escuchar el tema de cierre en los últimos tres capítulos, de mi ligera desilusión con la primera mitad del último capítulo; del miedo primario que me asaltó al ver la penúltima escena del último capítulo….

Miedo primario, esencial, no porque lo que pasa entre Buscemi y CK en esa escena; sí, un poco por la forma en que pasa – que es de esas que se ahorran efectos dejando las cosas a tu imaginación y, dios, mi imaginación ( y la tuya también) está siempre lista para llenar el vacío atroz con la peor de las atrocidades. Pero, sobre todo, por el miedo a sentirme con nueve años de nuevo, en el departamento viejo y chico, viendo una de esas presentaciones de Teatro como en  el Teatro con Pepe Vilar en Canal Once. Todos los martes en el once, el canal de la Universidad de Chile. Me iba a la cama de mis papás y veíamos esas obras que no quiero volver a ver nunca más por miedo a que sean fomes o fachas o algo peor. Nos reíamos los tres: papá, mamá y yo, pero no era un momento particularmente feliz, porque cuando eres chico no sabes que estás siendo feliz. Eres nomás.

Hubo dos o tres de esos martes en que, por cosas de los horarios y el jugo en exceso, me hice pipí en la cama después, estando un poco grande para eso y por última vez en la vida.

 

 

Uno dice cosas como “me meé en la cama por última vez en la vida” pero sabe que está la vejez esperándote y quién sabe qué reputa enfermedad degenerativa, y que, bueno, quién sabe cuándo será esa última vez. Y no puede dejar de sentirse en el punto medio de la vida, entendiendo que cada uno de estos días tiene su afán y su forma y su intensidad justa… si es que existe tal cosa, si es que el cinismo de ser adulto no nos gana, si es que los resabidos ingenuos de una adolescencia eterna no nos atacan.

 

Todas, todas estas cosas están presentes en Horace & Pete. No es solo una serie para gente inteligente, también es, y sobre todas las cosas es, una serie para gente que ha vivido un rato ya.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: