Attack the Block (2011)

InstaAttackbl.jpg

En cuatro días más John Boyega va a ser, de una vez y para siempre, Finn _____, su personaje en el Episodio VII de Star Wars. En los últimos meses, el muchacho ha dicho una y otra vez lo duro que fue el proceso de audición y cuantas veces pensó que no le iban a dar el papel en la película. Pero en una de esas múltiples entrevistas de rigor para promocionar lo que no necesita promoción, Boyega dejó escapar que un par de años antes de que J.J. Abrams aceptara siquiera hacerse cargo del destino de la galaxia lejana, muy lejana; se cruzaron en un festival de cine y fue el mismo director el que se le acercó y le dijo “¿Tú eres el de ‘Attack the Block’?? Tenemos que trabajar juntos algún día”.

En definitiva: nunca estuvo en duda quién iba a ser el héroe de la nueva Star Wars.

Porque Attack the Block, que es una peli de bajo presupuesto inglesa y que tiene una de las premias más eficientes y efectivas del último tiempo en el sci-fi (¿qué pasaría si el primer paso de una invasión extraterrestre tuviera lugar en un barrio pobre?), descansa sobre los hombros de John Boyega, que lleva con gracia y aplomo el peso de ser un héroe en un lugar donde las batallas son cotidianas y la vida está en juego en serio, siempre.

attackrelief.jpg

Los méritos de Attack the Block son hartos. Su trama funciona bien, su metáfora de fondo, si bien simple, está muy bien urdida; con poco presupuesto se las ingenia para ser mitad película de asedio extraterrestre mitad comedia y triunfar en los dos campos. Hay comentario social sin condescendencia y una sensación de realismo cómico impregna la película. Todos los personajes, a su manera, parecen realmente jugarse la vida en medio de la invasión extraterrestre, porque uno intuye que se juegan la vida día a día, aplanando calles, escapando del colegio, traficando, o intentando salir del bloque de departamentos a base de estudios.

El genio de Joe Cornish está en tomar dos géneros tradicionalmente asociados con la crítica social tangente – la comedia y la ciencia ficción (la inaugurada con Wells y su máquina del tiempo, no la inaugurada por Shelley y su monstruo) y jugar en esa intersección. El resultado es una película que no pierde un poco de su ritmo e intensidad nunca, ni siquiera con el diseño casi risible de sus extraterrestres.

attackcast.jpg

Como eje central en medio de este ir y venir entre géneros y alturas está Moses, el personaje de John Boyega. Serio, con ínfulas de duro – y por ende tan vulnerable – se mantiene constante en su actitud y va creciendo como personaje en los casi noventa minutos que dura la peli.

Attack the Block tiene algo de las mejores películas de Carpenter, es una suerte de Escape from New York y Big Trouble in Little China. Funciona en múltiples niveles sin tener grandes pretensiones. Entretiene y sorprende. Un poco como otra película de bajo presupuesto, del año 77, y que ahora va a tener una secuela con el mismo John Boyega.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: