BORIS – pensar en amigos que mueren jóvenes me llevó a acordarme del buen Boris Vian, que a los 39 nos dejó producto de una condición cardíaca y del enojo que le provocó una pésima adaptación al cine de una de sus novelas. Este año un muy buen amigo tuvo que ser intervenido del corazón y un escritor muy querido tuvo un episodio cardíaco severo. La última novela de Boris Vian es “El Arrancacorazones”. Le fue tan mal que decidió dejar de escribir novelas porque para qué.

AUTOS – Boris Vian no fue precisamente famoso por sus novelas mientras estuvo vivo. Sí fue famoso por componer canciones – cuando las cantaba él, de nuevo, no le iba muy bien – y por vivir una de esas vidas bohemiamente bien vividas. Manejaba unos autazos con todo el estilo. Un Morgan Tourer 4 places, un Brasier 1911, y esta joya:

tumblr_nue1npopEi1qal1rgo1_1280

Un Panhard-Levassor X77. Un auto de esos que ya no existen más y que hacen que uno se pregunte si acaso estamos yendo en la dirección correcta.

CASANOVA – curiosamente, Casanova maneja un auto que, si no es un Panhard-Levassor, pega en el palo. Yo no manejo porque siento que frente al volante es un lugar donde mi talento para la dispersión y la asociación libre puede terminar matando a alguien y porque no hay autos que me den ganas de manejar. Salvo cfr. la foto de arriba. A veces uno llega demasiado tarde nomas.

SEMANALMENTE – llevo toda la semana pensando en Boris Vian, su auto, y el de Casanova Quinn. Como no he podido formar un solo pensamiento coherente al respecto, pensé en pasar por acá a intentar…algo.

EL ESTADO DE LAS REDES SOCIALES – ¿Están entrando en una suerte de plateau (oh, Borís) del que solo las va a sacar un golpe a la cátedra? Acabo de cerrar mi cuenta de twitter porque fuck twitter. Por otro lado veo que snapchat toma un cierto segundo aire, pero la red del fantasmita tiene precisamente ese espíritu: el de un espectro, una segunda oportunidad, un eco raro. No me da la cabeza para entender qué es lo que sucede, pero me da la entraña para saber qué algo va a cambiar. Porque toca nomás. Es uno de los trucos de la vida.

UNO DE LOS TRUCOS DE LA VIDA – si pasan los suficientes años y uno está lo suficientemente atento, las cosas empiezan a repetirse. Evolución y revolución.

LA INMERSIÓN TOTAL – el 97 David Foster Wallace decía que le daba miedo enfrentar el futuro del entretenimiento. Porque ya en el 97, confesaba el escritor cuasi-tenista, la calidad de la evasión que prometía la televisión amenazaba con consumirlo del todo. Foster Wallace no tenía un televisor en su casa, no por snob de la alta cultura, sino porque sabía que si se compraba una, no iba a parar de verla. Releí ese párrafo y me puse a jugar Metal Gear Solid V. Toda la razón, David. Toda la razón.

METAL GEAR SOLID V – Hideo Kojima sabe lo que es hacer un buen videojuego. Hace pleno uso de los recursos del medio y los aprovecha al máximo. La prueba está en que si uno quisiera adaptar el juego a otro medio, el resultado sería bien desastroso. Hay una cierta tendencia en la prosa y el cómic de estos días en escribir pensando en el cine y… no, nomás. O sea… sí, está bien, pero no nos olvidemos de hacer esas cosas intraductibles, ese giro preciso que sólo el medio en que estás te puede dar.

FICCIONES – porque hay ficciones que sirven para hacerte olvidar la realidad, y ficciones que sirven para hacerte enfrentar la realidad. Las primeras son fácilmente adaptables a 90 minutos de Hollywood, las segundas no tanto.

FOSTER WALLACE – el núcleo de la frase anterior (i.e. la parte inteligente) es del Foster Wallace. Me pasa que lo echo de menos. Me pasa que quiero vivir en un mundo en el que sea posible que salga una nueva novela de Foster Wallace en cualquier momento.

THOMAS PYNCHON – dado su gusto por la privacidad, me gustaría mucho que, de morir Pynchon, nadie se enterara. Así, todos podríamos vivir hasta el resto de nuestros días con la ilusión de que en cualquier momento puede salir otra novela de Pynchon.

AGAINST THE DAY – Y qué buena que es Against The Day. Nunca me voy a cansar de decirlo.

NOVELAS LARGAS – Porque las novelas largas tienen un efecto mántrico. Uno las va leyendo, lo pasa bien con tal o cuál personaje; lee a regañadientes las partes menos interesantes – esperando llegar rápido al momento en que aparecen los personajes que nos interesan – cuando de repente…¡Nirvaeiluminación! Uno empieza a leer en otro plano,como si las palabras lo fueran haciendo levita a uno, como si cada espacio entre las letras fuera una pequeña caída que se remonta a base de tinta. Es el momento en que ya no importa tanto lo que dice el texto porque uno está viviendo el texto mismo.

GUIONES – Estoy usando el guión – a la usanza inglesa – porque desde que traduje esas cien páginas de Poe (Detalles ni bien haya confirmación) que me quedó el gustito de usarlo. El cuervo de Baltimore incluso explica que usa los guiones cuando quiere poner dos términos en equivalencia. Un siglo antes de Derrida y los postmodernos.

DERRIDA – Antes, yo quería aprender francés para leer a Derrida en su idioma original. Hoy, quiero hacerlo para leer a Boris Vian en su idioma original.

BORIS, OTRA VEZ – Lo que nos lleva adonde empezamos y qué mejor lugar para despedirnos que este. Canción para la despedida: I know there’s gonna be (good times) de Jamie xx. ROLL CREDITS.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: