Personajes completos.

Después de varios años, me ha vuelto a tomar por asalto “This is your Life“, esa canción de The Killers que en un punto dice: “You’ve got to be stronger than the story”, que es un buen consejo para un personaje, pero el peor consejo para un escritor.

No he estado escribiendo mucho acá, porque estoy escribiendo harto en otras partes. También porque la vida misma está pasando y también porque Arkham City.

Algunas músicas “nuevas”: Ambientales – Christina Vantzou tiene un par de discos, intitulados Number 1 y Number 2, y se alista a sacar el tan bien bautizado Number 3. // De todas las bandas que hacen un electro pop que suena como a los 80s pero con menos coca y más new age Pure Bathing Culture tiene este numerito que se llama “Pray for Rain” // Hoy empecé con el “The Clearing” de Rachel Grimes, y está bueno. // Todos buenos discos para tener de fondo en momentos de rutina, trabajo, miseria, felicidad, y la mezcla atemperada de todas las anteriores.

NOTA: No existe imagen más perfecta para la palabra “mezcla” que la de esos mezcladores plásticos que se usaban con la tempera y que tenían cuatro cavidades como huevos fritos.

“Cavidades como huevos fritos” casi un título de Hemingway.

Me da un poco de rabia lo mal que lo pasan los Cuatro Fantásticos en el cine. Hace unos años, Jonathan Hickman escribió la serie de cómics y dio con el tono perfecto en lo que es, por lejos, la visión definitiva de los personajes: una familia perfecta en medio de un mundo de mierda. Sin sobreingenuidades, lleva una historia donde uno quiere a los personajes y ve cómo brillan y sufren (y brillan porque sufren) en un mundo que se cae a pedazos. Hace poco me re-leí los 28 números de Fantastic Four y los 23 de FF, y al terminarlos tuve esa sensación de alivio y felicidad que da terminar una buena novela larga.

Y los Cuatro Fantásticos lo pasan mal en el cine. Y siempre sus películas las hacen para evitar que los derechos vuelvan a la Marvel. Y mientras tanto The Incredibles es la mejor película de los Cuatro Fantásticos que existe.

Leo Understanding Me, que son una serie de columnas y charlas de Malcolm McLuhan, el filósofo-teórico de la tecnología de mediados del siglo XX y que fuera el Espíritu Santo y el ángel Gabriel del boom punto com de los 90s. Denso y genial por partes iguales, me acompaña mientras pienso en los diarios, la Internet, y las formas de comunicarnos por medios nuevos.

A fin de mes voy a tener novedades de un archivo que está hace meses en mi escritorio bajo el título de PROJECT: MENARD. Tengo otros tres proyectos dando vuelta y he descubierto que siempre dejo un proyecto de salva, uno en el que no trabajo y que me hace sentir que estoy dejando algo descuidado. Como si necesitara sentir esa incompletitud propia de no estar haciendo las tareas. Terapia más adelante.

Como viene pelí (con Jason Segel, el de Freaks and Geeks), sobre ese libro de entrevistas con David Foster Wallace, me lo estoy releyendo. Although of course you end up becoming yourself, que es una frase TAN de DFW. Lo leo y sonrío y pienso que ya van dos años de cuando tuve ese espacio de encuentro/conexión con Foster Wallace. Y todavía lo echo de menos.

Estoy revisitando Freaks and Geeks, mientras la Cata la ve por primera vez, y es una felicidad. Lo mismo que con los Cuatro Fantásticos de Hickman: el peso de los personajes; lo mismo que en las comedias de Harold Ramis – los personajes son queribles porque son fieles a los que creen, porque su autor los toma en serio y no los menosprecia; porque están convencidos de que son héroes en sus vidas y no están para servir la historia, están para invitarnos a vivir su vida con ellos.

También empecé a ver the X-Files, porque Kumail Nanjiani tiene un podcast que se llama The X-Files Files, en donde comenta cada episodio con alguien y porque cuando llegó el momento de Dan Harmon, escuché dos minutos sobre de qué se trataba “Jose Chung’s From Outer Space” (T3 ep. 20) y supe que tenía que verlo. Y no me arrepentí. Y agarré un puñado de episodios y si bien no me convertí en un devoto, al menos lo paso bien y me impresionan cosas como lo cercana que está la estética al principio a Twin Peaks (es fácil imaginarse a Fox Mulder como compañero en la academia del FBI de Dale Cooper), y la forma en que el personaje de Gillian Anderson brilla como pocos protagónicos femeninos de la época (y aún hoy) lo hacían.

Los Cuatro Fantásticos de Hickman, la banda de Freaks and Geeks, Dana Scully. Personajes completos. Todos más fuertes que la historia misma.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: