CPUs

Una CPU es una Cayce Pollard Unit. Cayce Pollard es la protagonista de Pattern Recognition, la novela de William Gibson, y se viste siempre en tonos de negro y gris, siempre con ropas que son imitación de una marca, y ropa a la que le ha quitado las etiquetas. Me cuesta no mirar el set de poleras negras, sin marca, que compré el otro día y no decirles CPUs. Lo mejor de mis CPUs es que no requieren planchado. Alegría y felicidad.

Leí Pattern Recognition y me iba a cortar el pelo, hace una semana, al tiempo que su protagonista se cortaba el pelo. Me cae bien esta Cayce Pollard. El final de la novela me dejó plenamente satisfecho, tanto en términos narrativos como en lo que a la suerte de su personaje respecta. La novela entera sigue el patrón clásico de Campbell y todas las etapas de la jornada del héroe son bien fáciles de reconocer en ella. Está bien escrita, directa y sin rodeos. Un gusto.

Si bien está ambientada en un presente que ya pasó, y que, como todas las cosas que circundan la tecnología, no puede dejar de sentirse ligeramente nostálgico o desfasado. Escribir en presente con ánimos futuristas sin que existan los smartphones siempre va a ser difícil. Pero esto no es detrimento al libro, ni mucho menos. Al contrario, que resulte y su lectura funcione aquí y ahora habla bien de él. No es un libro sobre marcas, copyrights y la diseminación de la información. Es un libro, como todos los buenos, sobre vivir en un mundo que no tiene sentido y sobre la experiencia de buscarle ese sentido, creer que se encuentra, perderlo, y después conseguir asignarle otro. Un libro sobre vivir.

Todo bien con “Pattern Recognition” de William Gibson. Todo bien con Cayce Pollard, a quien voy a echar de menos, pero de quien me voy a acordar siempre al usar la palabra CPU.

Semana de volver al trabajo de día, con todo lo que ello implica. No he tenido tiempo para ver mucho más que el capítulo sexto de Better Call Saul que fue ENORME. Empezó cojeando Better Call Saul, con ese debut de episodios pegados que nos mandaron el mensaje “esta serie va a ser lenta, sabemos que tenemos todo el tiempo del mundo, ténganos paciencia”. Y ahora ya está empezando a dar dividendos esa paciencia. Bien por Vince Gilligan y su gente.

También vi el clásico de 1985 “Better Off Dead”, que es la típica película sobre la chica popular que termina con su novio no-tan-popular y las cosas que este hace para superar la desazón amorosa y, quizás, reconquistarla. Trabaja el adolescente John Cusack [¿y por qué es que uso el verbo “trabajar” como sinónimo de “actuar”? Es de esas cosas heredadas de mi papá que, con o sin quererlo, me recuerdan que todo es un trabajo. En fin] y Curtis Armstrong, el de los Nerds. Es una comedia sencilla, pero plagada de pequeños gags que funcionan perfecto y que, aun 30 años después, hacen que sea un gusto verla. Es una película tonta, pero está diseñada y muy bien diseñada para serlo. Quizás hoy sea un buen día para ver “One Crazy Summer”, del año siguiente, con el mismo elenco y el mismo director.

Trivia: Las pelis las dirige Savage Steve Holland. Ese es su nombre artístico. Se lo ganó a los 10 años, jugando fútbol, cuando pasó a patearle los diente a un compañerito. Savage Steve. Que haya sido jugando fútbol y no f. americano me dio tanto gusto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: