Lo mejor del año

Tengo algunos problemas con las listas de Lo Mejor del Año. El primero es que, bueno, nunca estoy lo suficientemente al día con el quehacer en ninguno de sus quehaceres como para armar una lista decente de NADA. Es raro que lea libros del año, escuche música del año y las películas que veo del año suelen ser las típicas. Soy cero cool. Porque hay demasiada cultura para atrás, o porque me desgasta el ritmo de la producción cultural actual. Tengo un par de amigos que se encargan de estar al día con las bandas indies de esas que no tienen disco y que apenas tienen doce visitas en sus singles editados solo en Youtube y vinilo, pero poco me cae de ello.

Me pasa también, y esto es un poco más relevante, que el tiempo erosiona cada vez con más fuerza las cosas y, conforme pasan los años, menos son las que se sostienen. En febrero todos teníamos claro que True Detective era la serie del año y ahora, recordándola, está bien, sí, pero tampoco tanto. Quizás la solución sería medir las cosas que sí se quedaron para acompañarnos y, en vez de hacer un listado de lo mejor del año, hacer una lista de lo mejor de hace diez años.

El 2004 tuvimos la segunda parte de Kill Bill, Eternal Sunshine of the Spotless Mind, la segunda Spider-Man de Raimi, los Increíbles de Disney, Mean Girls, Before Sunset, La Vida Acuática (o sea: el peak de Wes Anderson), y algunas cosas menos culturalmente memorables, como la adaptación de los Thunderbirds, Catwoman con Halle Berry, y Alien vs Depredador. En Alemania, estrenaban mi favorita del año: Gegen die Wand.

-He aquí otro problema: Gegen die Wand no la vi sino hasta 2008.

Musicalmente, de tooooodo lo que salió en 2004, me va quedando el Misery is a Butterfly de Blonde Redhead, el debut de Franz Ferdinand, el debut de Keane (cielosanto), el debut de Kasabian (que sonaría por siempre en juegos de fútbol). Sonaban (un montón) Avril Lavigne, Surfjan Stevens, y también Of Montreal, sonaba Beyonce, con la que parecía que algo podría pasar como solista, igual que con la Gwen Stefani, Kelly Clarkson, KT Tunstall y todas esas niñas del pop.

Mi disco favorito del año tiene que ser el Let’s Bottle Bohemia, de los Thrills, una banda perfecta en su mediocridad. Perfecta. Mi disco favorito de años había salido un año antes, pero yo no lo sabría hasta tres años después. Así va la cosa

En libros…2004 es el año de 2666. De Jonathan Strange & Mr. Norell, y de Oblivion también. En comics Alan Moore con J.H. Williams III estaban sacando Promethea, Warren Ellis con John Cassaday empujaban Planetary casi mes a mes, Grant Morrison con Frank Quitely editaron WE3. Es el año de la edición en un volumen de Bone, y de Seaguy.  Mirá vos.

Me caen bien las listas, porque nací en medio del posmo y porque son un bonito recurso en una novela o en la vida. Bueno es pasarse la tarde con los amigos listando discos y futbolistas entre trago y trago; bueno es también pasarse la noche con una muchacha especial listando canciones, películas y libros. Pero tener que hacer la lista de lo mejor de un año me da la misma presión latera de hacer regalos de cumpleaños o regalos porque la ocasión lo manda. Como las mejores cosas, como todas las cosas, se disfrutan más con el impulso.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: