A contra el day.

Dice Santo Thomas Pynchon:

“Prosiguió durante un mes. Aquellos que lo habían tomado como una señal cósmica temblaban bajo el cielo cada atardecer, imaginándose desastres aún más extravagantes. Otros, para quienes el naranjo no constituía un tono apropiado para el apocalipsis, se sentaban al aire libre en bancos públicos, leyendo con calma, acostumbrándose a esta curiosa palidez. A medida que las noches fueron pasando y nada más pasaba, y el fenómeno lentamente empezó a difuminarse hacia los tonos de violeta profundo una vez más, la mayoría de la gente empezó a tener problemas para recordar lo que habían sentido antes, la aceleración en los latidos del corazón, esa sensación de apertura y posibilidad; y volvieron una vez más a buscar tan solo el orgasmo, la alucinación, el estupor, y el sueño para que los ayudara a pasar la noche y prepararse contra el día”

Lo dice por ahí por la página 805 de Against the Day, y es la gran razón por la que traducir el título de la novela al español como “A Contraluz” fue un gran error. Es cierto, “A Contraluz” resume mucho mejor los temas de la obra y bla y bla y bla; pero este es el momento en que el título de la novela sale a relucir, en un mar de millones de palabras. Y es un gran momento. Usted no se lo pierda.

[La traducción al voleo para esta ocasión es cortesía de Yours Truly.]
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: