De ayer y hoy.

Hace poco más de cien años, el teléfono comenzaba a masificarse. Se tendían líneas, se intercambiaban números, las mesas de operadoras empezaban a funcionar y había en el aire un sensación de que Algo Importante Estaba Pasando. Por una parte, estaban los que creían que el teléfono “revolucionaría la forma de comunicación humana” porque “todo el mundo estaría conectado” y podríamos “hablar con cualquier persona, sin importar las distancias”. Otras voces, más cautas o más retrógradas advertían de los peligros éticos de la  utilización del nuevo medio. Debatían en torno al espacio privado quebrantado por esta invasión. Los caballeros se vestían de etiqueta para llamar por teléfono a las señoritas.

 Suena conocido ¿verdad? Será que las invenciones no cambian al hombre sino que es éste quien vuelca su ser en los continentes que tiene a mano. O: en cuánto tengamos proyección holográfica nos vamos a llenar de hologramas de gatitos.

En Ucrania hay un crowdfunding para comprar un drone “de la gente” en el combate contra los rebeldes pro-rusos. Existe una app que ofrece plata por dispersar manifestaciones.

Y yo pienso en esos caballeros vistiéndose de etiqueta en la soledad de sus casas, para llamar por teléfono a esas señoritas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: