Mañana sin café. La discografía incompleta de Oasis sonando. Escuchar a Oasis tiene el mismo saborcillo anacrónico de usar chaqueta de cuero. Es algo que siempre se sintió de otra época. Y Blur era mejor banda. Para que estemos claros.

 

Ayer mamá me contaba de las crisis de pánico y episodios esquizofrénicos que le toca ver en  el colegio donde trabaja y lo primero que pensé fue “¿Qué le estamos haciendo a los niños que están así de descompuestos?”. No les estamos prestando la atención necesaria, ni dándoles el tiempo para que sean ellos, ni los tratamos con el respeto con el que se trata a alguien que algún día va a tener que cambiarnos los pañales de adulto. O es quizás que nos relacionamos cada vez más en sus términos. Hacemos películas para niños y las vamos a ver todos, de paso olvidándonos de las otras películas. Y la producción cultural pop parece centrarse toda en un molde de adolescente que tiene entre 7 y 39. Dios, todas esas películas con Jennifer Aniston y Paul Rudd.

 

En cambio, Oasis. Oasis se sabía que sería siempre música para una época que ya se fue. You and I are not gonna live forever. Maybe.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: