El Estado de la Cuestión

Estoy un poco harto de estar resfriado. Mi constante resfrío se debe en buena parte a las gélidas condiciones de mi casa, en otra parte a la baja natural de defensas que me da al terminar de escribir algo, y en otra parte a mi tozudez a la hora de tomar decisiones como “cuidarme o jugar a la pelota” o “cuidarme o ir a trabajar”.  La transitividad de la igualdad que puede establecerse entre “jugar a la pelota” e “ir a trabajar” es un buen barómetro del nivel de resfrío del que estamos hablando.

No es que esté muy congestionado, febril o carraspiento (todas cosas que sí estoy), lo más terrible es estar lento y torpe : he visto, siento, un cerro de películas en la última semana, pero si me preguntan, lo único que atino a decir es “eeh….vi la de los Transformers del 85?”. Así. A todo esto, vi la de los transformers del 85 porque no sabía que Eric Iddle hacía una de las voces (ese Transformer de segunda generación con bigote fu man chu), y porque escuché que “Touch” la canción que Dirk Diggler canta en Boogie Nights es una composición original para la banda sonora de Transformers. Y porque quería ver morir a todos esos autobots, francamente. Ahora me queda volver a ver Boogie Nights y descubrir si es o no un anacronismo que Dirk Diggler esté cantando la canción de una película del 85.

Solo he visto Boogie Nights una vez y es mi favorita de P. T. Anderson. Quizás porque la he visto una sola vez. Magnolia ha perdido con el paso de los años, pero me acuerdo de cómo era tener 19 años y pensar que era Mi Película Favorita. Después me empezaron a gustar tan en serio las películas que no pude tener una Película Favorita. Porque eso es lo que pasa cuando algo te gusta mucho: pasa que una línea, un ángulo de cámara, una elección de fotografía te bastan para apreciar una película. Así, te vas llenando de películas favoritas. Ahora ni siquiera tengo tan claro cuál es mi favorita de cada uno de mis directores favoritos. Con Anderson está Boogie Nights, pero There Will Be Blood es tremenda y puede ser mejor aún. Y The Master es Más Tremenda, aunque no la creo mejor que There Will Be Blood. Callada, en un rincón, tomando para olvidar, Punch Drunk Love me mira como queriendo que la mire y le diga “¿bailemos de nuevo?”. Todo esto en la víspera de Inherent Vice.

Lo mejor de todo es que P.T. Anderson tiene pinta de nada. De ser tremendamente tímido, tremendamente dedicado a su trabajo y punto. En retrospectiva: P.T. Anderson tiene pinta de ser lo mejor de la tierra. Nada mejor que la gente que se queda callada, que se retira temprano porque tiene que hacer su pega, y que cuando la hace es, no surprises here, increíble en ella. O: Max Sterling era tanto mejor que Rick Hunter o Roy Focker.

Suena el soundtrack de Rocky. Nunca he visto Rocky. Conozco los momentos clásicos, se ve a años luz de distancia que tiene un pedazo de guión y….nada. ¿Veamos Rocly el fin de semana? Rocky se me hace más una película de viernes que de sábado. Porque la pasaban los viernes en el 13, o porque es película de previa más que película en sí. O porque no tengo puta idea de lo que estoy diciendo francamente, but hey, it’s called blogging. Pero suena el soundtrack de Rocky. Música incidental como ya no la hacen, con Harto Bronce. Track favorito: Going the distance, ’cause, hey, baby….

Y a Stallone No le dieron el Óscar por mejor guión. Todo es peor cuando uno piensa en Ben Affleck y Matt Damon ganando por Good Will Hunting, que es bien mala y que se las tuvieron que reescribir entera. Al menos Matt Damon tenía un poquito de vergüenza al recibir la estatuilla. Revisando, veo que Stallone perdió contra Network, película que está en mi playlist desde hace una semana. ¿Veamos nominadas al Oscar del 76? Eso sí ya es panorama de sábado.

Oh, y Good Will Hunting le ganó, entre otras, a Boogie Nights. Un poquito de cianuro para mi té de almendras, por favor.

-A propósito de cianuro y té de almendras: The Little Girl Who Lives Down the Lane – La niña Jodie Foster se enfrenta el joven Martin Sheen en un pequeño poblado de Long Island. Me cargan los remakes, pero esta es una película que ganaría TANTO con un buen remake. O con un remix que le sacara esos sintetizadores horribles de telefilm. Porque las actuaciones están impecables, el guión sobrio y económico; y en general la película funciona tan pero tan bien con tan pocos elementos. Y esa es una de mis debilidades. Además, es del año 76.  ¿Veamos películas del 76? Eso ya es un panorama de domingo. O de sábado con desayuno, if you catch my drift.

“Eye of the Tiger” se lleva todos los laureles, pero “Burning Heart” es igual o mejor en la categoría “Canciones para Rocky por Survivor·.

ESPECTRALES – Agnes Obel es una cantante danesa. Yo quiero irme a dormir a una pieza en la que el papel mural sea este video:

Tumblr me sigue gustado como carpetín de recortes. La conferencia de Michio Kaku que me quitó una hora y cuarto y me dio tantas ideas ayer es lo último que pegué. Sin subtítulos, y con un acento tan acelerado para contar los chistes que da ternura.

Empecé a usar tweetdeck, para poder leer a mucha gente sin necesariamente seguirla, y para poder organizar mis listas por columnas. Como resultado, twitter en modo voyeur me está resultando, aunque es un pasatiempo muy procastrinador. Después, llego a la columna de la gente que sigo y que es de acá de Chile o la gente que conozco en general y me da peeeeeeeeena. Pero al menos tengo hartas columnas con gente que no se queja, o que lo hace con harto humor.

De Facebook no vamos a hablar, porque leí que ahora está recabando información con preguntas del tipo “¿Cuáles son tus primeros momentos favoritos?”. Pienso en el tipo de realidad que se configura en torno a eso, la psíquis de una personalidad virtual que termina carcomiendo a la personalidad real como un parásito muy malagestado, como la polilla fosilizada que encontré en el frasco de café que Luza dejó en la casa, el otro día (tras haber tomado un delicioso café el día anterior :D) y me da… pánico, supongo que es la palabra para querer salir corriendo y exiliarse lejos de la gente con esos tumores dando vuelto. Pienso en toda la gente que usa la red social con tantas buenas intenciones y como la red social les mete el dedo por el culo que no sabían que tenían y me dan ganas de llorar. Soy así de arrogante, me temo. Pero me caigo bien.

Esto me pasa cuando estoy resfriado. Aunque, siendo honestos, me pasa siempre.

Ese es el estado de la cuestión, amiguitos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: