Más arácnidas todavía.

Intro, narrada por Morgan Freeman:

Las arañas han sido uno de mis miedos históricos. Día tras día trato de sacudirme el atávico pavor, pensando a veces en ellas, intentando descifrar por qué de todas las criaturas del Señor no hay otra que me deje tan paralizado con su sola presencia. Desde hace unos meses esto se ha vuelto un proceso más activo. Trato de no matarlas, de dejarlas en paz, a ver si así todos nos dejamos en paz. Paso a paso. La siguiente historia tiene lugar la noche después de ver el tercer capítulo de Sherlock, la serie de la BBC que se puso tan mala en su última temporada, pero que repuntó significativamente en su terceriúltimo episodio.

Post-Sherlock pensé en tomarme un fernet con coca e irme a dormir. Había cocinado jambulgüesas así es que estaba abierta la ventana de la cocina,  que da a un árbol que lleva meses queriendo meterse a la casa. En el curso de una hora y media había bajado Dra. Araña, se había instalado entre la pared y un marco del lavaplatos y figuraba ahí, tela tendida, esperando que algo picara. La malcogida había tendido un puto Picasso en noventa minutos. Se notaba que la tela estaba fresquita, y me imaginé que la araña misma estaría inmóvil no solo de caza, sino de cansancio también.

“Y ahora qué vamos a hacer” – fue lo que atiné a decir en voz alta.

No quería matarla, todavía pensaba en los bichitos del aeropuerto de Montevideo, y quería ganarle al miedo. Pero tenía Don Miedo.

Me fui al refri, saqué la coca, tomé el fernet, preparé el trago, probé un poco y la Muy seguía ahí, inmutable. Yo ponderaba imperativos morales, pensaba en la historia de mi vida, la miraba de cerca, de lejos, le tomé una foto; todo dándole vueltas a Cómo sacarla de ahí sin tenerla lo suficientemente cerca para que me pegara el tarascón.
Los ojos se me posaron en un frasco de vidrio y ¡CLINK! Idea llamó a mi puerta.

– ¿Qué hacés, Idea? Pasá, por favor.

Pero Idea no quería pasar, tan solo quería decirme que usara un recipiente para retirar sutilmente a la arañita. Pero qué buena, Idea. Después, tuve un microsegundo de tentación de dejar la araña por siempre ahí. Se moriría sin aire ¿O son anaeróbicos? ¿Cómo es la respiración de una araña? Sin comida seguro que se moría, pero también está el precedente de la garrapata de la que habla Agamben, que es arácnido también y que te tiene ese precedente de haber estado suspendida 28 años esperando el momento de volver a alimentarse. Quizás así, mi arañita podría vivir por siempre. Pero no correspondía. No sé, algo no se sentía bien con eso de sacarla de ahí para capturarla.

Mis recipientes de vidrio tenían curvas y espacios que le iban a permitir salirse y quizás subírseme encima, y como no quería ir por lana y salir trasquilao, tomé un pote de helado (Filippo, mitad menta chips, mitad yoghurt-arándanos) que llevaba semanas ahí, y me dispuse a llevármela. Traté de que subiera a la tapa, pero no funcionó. Usé el pote y ahí la tuve. El problema es que el pote no era transparente y yo no podía saber qué estaba haciendo la araña. En mi cabeza, se movía a la velocidad del rayo, despavorida, instinto de fight or flight a full, lista para morder todo a su paso con tal de recuperar su libertad. Así es que sacudí el pote como la caricatura de una nena histérica y apunté hacia la ventana.
La araña hizo ¡Bonk!, chocó con el lavadero y quedó en el piso, muy circunspecta. Back to Square One.

Le puse el pote en su camino y empezó a tomar rutas alternativas. Usé la tapa para empujarla y más se resistió la cabrona. Finalmente, cansado, le puse el pote encima y tomé distancia.
“Me voy a quedar con un pote en la cocina por siempre” pensé. Y me imaginé la vida en la cocina, los invitados yendo para allá, la señora del aseo, todos muy respetuosos del pote. Porque, de nuevo, en mi mente la araña ya se había parapetado dentro del recipiente y planeaba su escape como en una película de Vietnam. En cuanto venga el carcelero lo mataré y arrancaré sobre su cuerpo agonizante, maquinaba relamiéndose sus ochos patitas. Era hora de hacer algo al respecto.
Así es que levanté el pote, primero lentamente para averiguar su posición y luego más rápido para cerrarlo con la tapa. ¡Listo! Araña lista para el despacho a domicilio.El pote, que es de plumavit, tenía una pequeña apertura que
a) le daba posibilidad de escape
pero
b) me daba la posiblilidad de observarla.
Tampoco quise mirarla mucho y la adrenalina me tenía mal así es que dejé el pote en el alféizar de la ventana. No iba a poder cerrar la ventana sin empujar el pote.Y yo creo que esa ventana no la voy a abrir en un buen rato.
Tenía que tomar una decisión. Justo ese día había vuelto la vecina de la voz insoportable y yo la escuchaba de lejitos. Si tiraba el pote, capaz que le cayera encima. Si sacudía la araña, ídem. Me preocupaba más la evidencia del pote que el que le cayera algo encima, la verdad.

Así es que empujé el pote. Y con él se fue la araña. La primera araña que saco activamente de mi casa.

Quedé con los phantom jitters, intenté escribir algo al respecto pero el viento hizo rodar un lápiz en el living y yo salté como para enfrentarme a una horda de ninjas. Salté como pensaba que la araña iba a salar. Respiré profundo, me calmé y puse este relato más o menos por escrito. Al terminarlo, todavía me quedaba adrenalina dando vueltas por el  sistema, eso sí.
Al escribir esto me di cuenta que le atribuía a la araña, que le atribuyo a las arañas, los que siento como mis peores atributos. Mis movidas más cobardes, mis gestos más violentos. Eso aprendí esa noche. Le sigo dando vueltas, en una de esas me sale un Picasso o una tela buena y fresquita. (Siento que el gran impulsor en esta historia fue ver la tela recién hecha – sentí mi espaciococina ultrajado por la araña. Si no hubiera habido tela, es probable que hubiera optado por servirme el trago e irme, y esperar que la araña no estuviera ahí mañana en la mañana).

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: