¡Ah! Me faltó agregar que aquí en el Atlántico los jingles aún viven. Hoy en el súper escuché:

Aceite Río de Maíz,

para-la gen-te feliz.

Y paré en medio del pasillo a reírme. De lo ridículo del jingle, sí, pero también de contento, de saber que estas cosas aún están vivas en su ingenuidad y su simpleza.

Recién le eché un vistazo a la página principal del blog y pensé

Leonardo Villarroel

dulce co-mola miel

con la tonadita de Río de Maíz. Y por eso es que usted está leyendo esto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: