La última del año: Open Your Heart to Me.

Hubo un año en el que los Flaming Lips sacaron un disco y un EP. Hubo un año en el que adaptaron al cine el primero de los libros de Ender. Hubo un año en el que a alguien se le ocurrió que era una buena idea que los Flaming Lips le pusieran música a la película. O al menos un temita central más que sea. (¿Quién piensa en estas cosas? El otro día terminé de jugar Dragon’s Age II y me salió un track completito de Florence and the Machine en los créditos). Hubo un año en el que Wayne Coyne, vocalista y media alma de los Flaming Lips se separó de su pareja de los últimos veinticinco años.

Y el disco se llamó The Terror. Y no había naves espaciales, ni una niña que fuera a combatir contra los robots rosados, como antes. Había sonidos ambientales, zumbidos, una voz procesada para sonar mitad como un instrumento más, mitad como el terror mismo. Y fue un disco de esos que no se escuchan con facilidad, pero que se disfrutan tanto, en estos días en que a la música pop le falta tanta alma.

Y el EP se llamó Peace Sword. Porque les encargaron hacer una canción para Ender’s Game. Y para hacer una canción, los Flaming Lips tienen que hacer cinco. Es cosa de ver los trece discos que han sacado, incluido el disco cuádruple pensado para tocarse simultáneamente desde cuatro reproductores. Peace Sword. El oxímoron de los días que corren.

Peace Sword abre con sintetizadores que ya forman parte de la marca registrada de los Lips, pero que también sirven para suceder a cualquier secuencia que funde o corta a negro antes de que empiecen a salir los créditos. Medio minuto de sintetizadores limpia el ambiente para que entre la batería y cualquier vestigio de ciencia ficción quede afuera, lejos de la burbuja de la canción. En eso Coyne canta I was trained to ignored your pain, y la ciencia ficción cruza la burbuja, esta se revienta y el sintetizador repetido en el fondo nos adormece. Open your heart to me se escucha una, dos, más de diez veces en la canción.

Será por encargo, pero está claro que la banda se toma en serio sus encargos. Tanto que para hacer una canción salieron con siete canciones, un EP entero que no tenía cabida en la adaptación del libro de Orson Scott Card. Al menos no para los ejecutivos de la peli. Y eso que uno de ellos tuvo que haber sido el de la idea de llamar a los Flaming Lips para hacer un temita entero más que sea.

El EP es un relajo, como si el corazón estuviera más sano, sin la violencia espasmódica de The Terror. ¿Cómo es llegar a los 50 y encontrarse solo de nuevo por primera vez, Wayne? Quizás es un sufrimiento electrónico, una tortura de zumbidos y ruidos que llenan el silencio de los días. Quizás es un momento de cambio. O quizás es uno de esos tantos espacios que se pueden llenar lentamente con ficción. En un futuro no muy distante la Tierra se prepara para un conflicto con extraterrestres. En un futuro no muy distante ya no hay penas de amor. En un futuro no muy distante, a pesar de haber sido entrenados para ignorar el dolor del otro, podemos mirarlo a los ojos y pedirle que nos abra el corazón.

Peace Sword (Open Your Heart to Me) salió en Octubre. Me la guardé para el lunes que fue ayer.

Fue la última canción nueva que escuché el 2013.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: