Lee, escucha, ve – Edición del 15 de Diciembre de 2013

Fin de semana solitario y tranquilo = fin de semana con harto por leer, escuchar y ver. Vamos:

Leila Guerriero – Plano Americano – Seguimos pendientes de la periodista del momento. Del desgarrador _Los Suicidas del Fin del Mundo_ nos pasamos a _Plano Americano_, una serie de entrevistas/semblanzas con puros connotados de la actividad cultural sudamericana. Voy recién en la mitad, pero es una mitad bien procesada: Me tomé todo mi tiempo con la nota sobre Idea Vilariño, porque su relación con Onetti las hizo de bálsamo para mis días; me demoré en el perfil de Fogwill porque salí corriendo a comprarme sus cuentos completos. Un libro con cuatroscientas páginas y veintiún personajes que podría bajarse como un vaso de agua, dado el estilo sincrético y conciso de Guerriero pero que se disfruta mucho, mucho más con lentitud y mesura. Un triunfo.

Led Zeppelin – Houses of the Holy – Mi disco favorito de Led Zep (The Song Remains the Same, Dyer Maker, Dancing Days), con mi canción más favorita de Led Zep (The Rain Song). Llegó el LP en el momento justo. No es primavera y no tiene para cuando llover, pero en las tardes de sábado, cuando ya oscurece y la gente no está en la calle porque vuelve de los cumpleaños para niños o se apresta para salir, no hay mejor compañía que esos acordes suaves de Page y el comienzo…”It is the springtime of my loving”.

Choir of Young Believers – This is for the White in Your Eyes – Impulsado por la primera canción, de los créditos de la serie suecodanesa Bron/Broen, bajé el disco del grupo de Jannis Noya Makrigiannis, un danés  de origen griego que le hace a las canciones de la desolación post-ruptura en una clave medio indie. Nada realmente destacable del disco en sí, salvo el primer tema. Pero vale la descarga gratutia.

Neil Gaiman & Amanda Palmer – An evening with Neil Gaiman & Amanda Palmer – ah, cómo hemos cambiado, que lejos ha quedado aquella amistad, Neilhimself. Cuesta encontrar al autor semiatormentado de timidez e incredulidad que alguna vez terminara Sandman y viniera a darse una vuelta por el cono sur allá por el 98. En este disco triple, los recien casados Neil y Amanda Fucking Palmer (de los Dresden Dolls) ejecutan en vivo una fusión entre concierto y lectura poética de esas que acá nadie hace y que es, en resumen, una delicia. Lo más impresionante es la felicidad cómplice y juguetona que irradia la pareja, al punto que cuando, en broma, alguien grita desde la tribuna “Stop being so fucking adorable!” está hablando por todos nosotros. Enhorabuena por ellos. El disco, que está disponible en descarga gratuita y legal en la página de Palmer, va y viene. La sección de Neil solo está buenísima, con relatos cortos, que alternan entre el humor y el suspenso, jugando con la audiencia, elegidos claramente por su capacidad de generar reacciones. La sección de Amanda la resume, a mi juicio, el Ukelele Anthem, una canción simple, divertida, que en algún punto aburre como nadie y de pronto, click! termina gustado y entreteniendo y está todo bien. La sección mixta es, bueno, mixta, en todo sentido. Pero 100% adorable.

Rudolf Mauersberger – Dresden Requiem – Recogiendo la recomendación del tumblr de Warren Ellis, partí a buscar este disco por distintos confines de la Internet y me quedé con un puñado de minutos que había en youtube  y sería. Pero me quedé maravillado y encantado y qué diablos….descarga legal via iTunes mediante, logré hacerme del disco, que incluye tanto el Dresden Requiem como la pieza Wie liegt di Stadt so wust, que es una lamentación sobre las ruinas de la Dresden natal de Mauersberger (un personaje que da para una nota aparte). La joya del fin de semana. Las misas de requiem vienen con la resurreción incluida y ahora que se acerca la Navidad, qué mejor momento para pensar en las cosas que están por nacer y las que acaban para renacer. Como la misma Dresden.

Bron /Broen – Me tomó meses de indecisión, desidia y procastinación, pero finalmente la bajé. Se quedó un rato en el disco duro, unos días, unas semanas, Y un buen día vi un capítulo. Cuatro horas después estaba parando de ver forzado por mis obligaciones del día siguiente, mi consciencia, y el convencimiento de que jugar fútbol una mañana de domingo tras no haber dormido nada por seguirle la pista a un psicópata danés y a los intentos conjuntos de las policías de Suecia y Dinamarca por atraparlo no eran una buena idea. Pero es de esas. De esas que se ven en las diez horas que tomaría verlas de una tirada, de esas que uno quiere que todo el mundo vea para poder seguir juntos el desenlace, compartir teorías, elaborar sobre los sospechosos y comentar si acaso la cicatriz de Saga Noren es de la actriz o del personaje o una mezcla de ambas. Estructurada un poco más cercana a los canones americanos  que Forbrydelsen (e.g. los cliffhangers al final de cada capítulo), la pura fotografía de la serie da para hacer una tesis de postgrado. Bron/Broen no solo tiene un tratamiento exquisito de personajes y trama, sino también (y especialmente) de la imagen. Uf, la imagen. Basta con ver la introducción, con la canción de Choir of Young Believers, para enamorarse. Y la temporada dos está ahí, esperando en mi disco duro. Porque en una semana más me voy de vacaciones y no hay fútbol los domingos y voy a querer presionar play y perderme de este mundo por diez horas.

Fawlty Towers – Clásico de clásicos, pendiente de pendientes. Avanzo lento con John Cleese y Connie Booth, porque estoy malacostumbrado a un Cleese más payaso y más suelto, sin la contención necesaria de tener que tener un remate para cada chiste y situación. Los mejores momentos de los Python siempre estuvieron dados por la posiblidad de no tener que cerrar un sketch y dar saltos lógicos que son imposibles en una serie con cierta lógica como Fawlty Towers. Detalles más adelantes, pero para el tercer episodio ya me estaba riendo a carcajadas. Y me dio un gustito en el alma verlo a Bernard Cribbins de invitado por ahí.  La serie tiene fama de ser quizás la mejor comedia británica de la historia. De momento  lo único que tengo claro es que es el mejor Cleese de la historia, porque hay que ver como se lleva el peso de la comedia, lo arrastra por la escena, y lo distribuye como un volante de creación a la antigua habilitando a todos los que pasan por escena. La comedia en Fawlty Towers gira en torno a la presencia o ausencia de Cleese y es una clase magistral de aquellas. De nuevo, detalles más adelante.

Betty Boop – De rebote, terminé viendo una serie de cortos de Betty Boop de los años 30, producida por los hermanos Fleischer, pensada como un acompañamiento para el cabaret y el vaudeville, con apariciones de Louis Armstrong y Cab Calloway; y en qué carajo estaban pensando los mandos medios de los cananles que en los 80s vieron esto y dijeron “ah, monitos animados, a las mañanas, antes de Bugs Bunny y los pequeños ponies”. En serio, la mitad de los capítulos a Betty la están tratando de violar o ultrajar de alguna manera, los únicos personajes masculinos que no quieren directamente con ella son un perro antropomorfo y un payaso que claramente quieren con ella, pero lo quieren conseguir siendo lo más serviciales y sumisos posibles. Aún así, la animación es hermosa, de esa que se pega saltos de lógica  porque sabe que no hay tal cosa como lógica en la animación y que, aún para los estándares de hoy, de Adventure Time y Rick & Morty y qué se yo, es una locura, un delirio exquisito en el que los dibujos parecen entender que todo lo que está hecho de tinta, como ellos mismos, puede manipularse al máximo. Dibujos animados viviendo en el supercontexto, desde hace 80 años. Es cosa de ver este número musical nomás: Cab Calloway y su orquesta hacen “Minnie the Moocher”. Vuélvase loco:

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: