En el último mes

El último mes, descubro, se sintió como harto, harto más que un mes en cantidad de auto-latigazos por no actualizar este espacio. Pero ya estamos. Aquí estamos. Hola. ¿Qué tal? Bien, también. ¿En serio? Mirá vos. Acá, la verdad, no mucho.

Veo que en el último post hablaba de estar escribiendo dos piezas sobre Breaking Bad. Las dos piezas se fusionaron en una, que está en Dos Disparos, y que, dentro de sus muchas adolescencias, está de ser precisamente un híbrido fusionado como en La Mosca. Si mira con atención, se podrá dar cuenta que, mientras probaba la pieza sobre la serie en sí probaba el teletransportador, pasó volando un comentario enfocado en Hank Schrader y quedó la mezcla que quedó. Pero no es mi lugar en el mundo evaluar lo escrito y ahí le dejo el link. De paso, otra gente bien buena escribe para Dos Disparos y es un buen proyecto, sígalo que sígalo que sígalo pa’lante.

Cantaron en este mes: Danger Mouse (con Rome, The Grey Album y Ghetto Pop Life), Wolf Parade (con su discografía completa, porque revisé un dato en Wikipedia, leí “was a band” y puse más o menos esta cara:    :/ ), Chet Baker (con Chet y un compilado en vinilo doble que está por acá), Tim Maia, Junip, Elvis Costello & The Roots (funciona ese disco, funciona), Hot Chip (qué le vamoh a hacer), y todas las canciones que suenan en Breaking Bad, de Nat King Cole a Bang Data al ringtone de Hello Kitty. Todas.

Fueron avistadas este mes: Into Darkness, Gilda, Pacific Rim (mentira, voy en la mitad), Butch Cassidy and the Sundance Kid, Valley of the Dolls, Return to the Valley of the Dolls…y bueno, la serie que terminó y Mr. Show.

Fueron leidos durante este mes: Bleeding Edge, El Área 18, The Mysterious Stranger, y un cerro de cómics (Sex Criminals, Avengers: Endless Wartime, me re-re-re-leí el Batman de Morrison completo y terminé putéandolo en voz alta de lo bueno que es, y un etcétera más bien largo).

En distintos sectores de la casa hay libros abiertos, y le hago a la bibliopoligamia tópica, o topobibliopoligamia, si usted prefiere. En el dormitorio está la biografía de la Leni Riefenstahl (porque cada mañana se vive el triunfo de la volutnad por acá), en la mesa del comedor está Bolaño con Estrella Distante y el en living (que en realidad son el mismo espacio, separados cognitiva y ahora bibliográficamente) está La Novela del Golpe. Foster Wallace ronda como un espectro en todos lados, pero me rehúso a dejar sus varios libros de ensayos en el baño, que es donde más los leo.

En el último mes el depto ha estado lleno de visitas ilustres, en lo que es todo un récord para mi, que nunca he sido un anfitrión, más por crianza que por otra cosa. De niño mis juntas siempre eran en otra casa, y salvo por un período muy breve entre segundo y cuarto medio (y en el que era más bien una cosa de los cuatro mismos amigos yendo una y otra vez a mi casa hasta el punto en que no eran visitas), nunca fui de abrir la puerta y sentirme cómodo con la gente circulando por el hogar. Mi atávica manía de querer que todo el mundo esté contento siempre manda mis instintos obsesivo-compulsivos al overdrive y me termina fulminando. Pero, terapia, han venido buenos amigos de a uno o de a dos. El domingo pasado vino Rodrimel del Flow, y me habló de un grupo de surfer rock boliviano. Así mismito. Creo que es este, y si no es, qué importa: solo significa que hay DOS grupos de surfer rock bolivianos, y este tiene a un miembro que va por el nombre de Roy Fucker. No se pone mejor que esto. Es Surfin Wagner. . .

Y este ha sido mi post/prueba de vida para este mes.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: