Postales

Ha sido un año bien postal. Me han llegado varias cartas y tarjetas, he enviado cartas con destinos nacionales e internacionales; y hace una semana mandé una postal que retuve en mi poder, perdida, por siete años y que ahora, finalmente y de no mediar un descalabro de Correos de Chile debe estar en menos de su destinatario original. Me gusta eso del correo, me gusta la forma en que atrapa un momento en el tiempo y cómo la diferencia que se genera entre el acto de escritura y el de lectura es implacable. Uno tiene que tener cuidado con lo que consigna en una carta, y también tiene que tener cierta flexibilidad con lo que recibe en una carta. Pero el testamento físico, texturado en el tiempo con las intensidades de la letra, las marcas de tinta y los trazos definidos, es hoy más que nunca una exquisitez. 

Aún así, le tengo cariño al correo electrónico y me precio de tener buenísimos correspondientes virtuales. La semana que pasó me dejó un intercambio de lo más gracioso, que me sirvo a reproducir porque, bueno, léalo y me dice:

 

ASUNTO : KNOCK, KNOCK

¿Hay vida en este correo?

¿Está abierta la consulta del doctor?
 
Espero que su vida esté de lo más bien con buena con mejor. Y dígame, está abierta la consulta del doctor?
 
Cordialmente,
 
Julio Videla.
 
RE: KNOCK KNOCK
Sinceramente no sabemos si hay vida  en este correo, hay, si nos pellizcamos, una parodia de suspención criogénica. 
El buen doctor, aunque distraido en otras aguas, mantiene sus contactos intactos, pues tiene el buen tacto de saludar de vez en cuando. Y ya que me lo pide, recordaré nombres y caras y, sobretodo, números de teléfonos y haré las pesquisas necesarias.
Espero que su vida esté de lo más viva. Y prontamente proporcionarle su entrada a la licuadora de las vidas.

Salute!

PD: Qué voz la de Ella Fitzgerald, por dios!.

 
RE:RE:KNOCK KNOCK
La criogenia fue lo que hizo que Corazón de Escarcha se fuera de la instancia. Fría, la mirada. Frío, el corazón.
Aprecio de sobremanera el resultado de sus pesquisas. De ser fructíferas será usted un pescador de hombres, mérito apostólico que podría llevarlo a la santidad. Sigue el lema del perro de las Amarillas y consulte, consulte.
Mi vida está bien viva, pues hay vida en Marte. La licuadora nos ayudará a chasconear el peinadísimo paisaje del Planeta Roja. 
 
Salut y Salutaciones,
 
Marco Antonio Solís.
 
PD: ¡Vade retro, Satán! Cantado por ella misma.
 
 
-¿No digo yo?
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: