Warren Ellis – Global Frequency.

Hace ya diez años, Image publicó Global Frequency, una serie de sci-fi contemporáneo, escrita por el bueno de Warren Ellis e ilustrada en cada número por un artista distinto. Doce números, que funcionan como historias independientes, componen el puzzle que da una visión generalizada sobre la Frecuencia Global, una organización de inteligencia y contraterrorismo compuesta de 1001 expertos distribuidos por el mundo, coordinados por la directora del proyecto y por una operaria de supercomputadoras. Estos expertos provienen de las áreas más diversas (desde el sicariato al parkour, pasando por el obligatorio cientista termonuclear) y se comunican todos entre sí a través de unos dispositivos ultratecnológicos, que permiten envíar voz y datos, y hacer análisis en terreno como microcomputadores portátiles. En 2002 aún no teníamos la palabra smartphone.

Celuuulaaaareeees.

Toda una revolución. Para su tiempo. Y ahora también.

El problema con hacer ciencia ficción tan ajustada a los propios tiempos es que inevitablemente uno termina atrapado por sus propias predicciones. No es el caso de Global Frequency, pues a pesar de que vemos a todos estos personajes hiperbólicos vivir aventuras al límite del espionaje y de la vida o la muerte usando un teléfono que es un iphone con carcasa de Nokia primigenio, la historia pesa más. La facilidad con la que la obra de Ellis se salta este diferido es un crédito a su buena construcción y a lo bien urdida que está. Como todas las grandes historias de sci-fi, Global Frequency no se trata ni de sus predicciones ni de sus artilugios, sino de un concepto fundamental que resuena a un nivel humano. En este caso es uno más bien recurrente dentro de la poética de Warren Ellis y es que la única esperanza de la humanidad ante el mundo que nosotros mismos hemos construido es la solidaridad, la cooperación, la conciencia del otro. Así como la tolerancia y la libertad informaban Planetary; y la necesidad de expresión y comunicación estaban en el centro de Transmetropolitan; acá el énfasis del mismo mensaje pasa al ciudadano común, todos somos buenos para algo, todos tenemos un teléfono y es cosa de que nos coordinemos. La raya para la suma es un clásico de Ellis: una invitación a  no esperar que otro haga las cosas por ti.

El arte de Global Frequency es un gusto, la discontinuidad de ilustradores va en servicio del tono de cada historia, y claro, cuando entre los estilos distintos están Lee Bermejor, Simon Bisley, John J. Muth y Gene Ha, da un poco lo mismo que sean distintos. Al contrario, se aprecia, y genera la idea de que estos distintos aspectos de la organización podrían haber sido relatados en una serie muy larga, con distintos arcos de seis u ocho números ilustrados por estos talentos. Se genera así una especie de compresión de un relato mayor, avalada por los espacios narrativos entre cada número y el tono y diversidad de cada una de las historias de las que sí somos testigos. El rango de estas va desde la investigación de lo sobrenatural desde una perspectiva científica hasta el espionaje político, e incluso en los momentos en que corre el riesgo de repetirse, el cambio de tono, la riqueza de los personajes nuevos y únicos a cada historia hacen que la serie se sienta siempre distinta.

Dillon, Muth, Fabry y Pearson, aportando a la diversidad de la narrativa.

Dillon, Muth, Fabry y Pearson, aportando a la diversidad de la narrativa.

Dentro de la prolífica obra en cómic de Warren Ellis es fácil irse de cabeza a ese magnum opus que Transmetropolitan, o admirar el masaje cardíaco que le dio al tema de los superhéroes con The Authority, o incluso colgarse de la adaptación al cine para ir de cabeza a leer Red. Pero, en medio de una carrera que ni bien pasados sus comienzos casi no tiene puntos bajos, es bueno hacer un alto y leer en doce números lo que bien podría ser su esencia y núcleo. Una historia de personas que podríamos bien ser nosotros. Tú, y yo, y todos juntos.

La reflexión clave de la serie

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: