The Flaming Lips – The Terror

Hace unos once años, cuando todavía hacía cosas como escuchar radio, escuché un especial en la Radio Zero en que tocaron entero el disco de un grupo que no me quedó tan claro como se llamaba, pero que le cantaba a unos robots rosados. En menos de cinco minutos de melódicos acordes había un mundo entero, cumpliendo así con un imperativo mínimo del buen pop, del pop que es tan bueno que se libra y se escapa de las toneladas de basura que andan flotando por ahí con ese rótulo. Yoshimi. Retuve el nombre, para bajarlo por Kazaa.

Así conocí a los Flaming Lips. Como un grupo que le cantaba a una niña cuyo imperativo de vida era salvar a la ciudad de unos malvados robots rosados. Recién el sábado pasado me di el tiempo de escuchar su más reciente disco, The Terror. Lo esperaba con ansias, pero quise darme el tiempo y dejar espacio en mi vida para escuchar el disco. Sin hacer otra cosa, sin jugar videojuegos ni cocinar ni andar tonteando en las redes sociales (todas actividades que se pueden realizar a la perfección escuchando música). Ni bien me puse los audífonos me quedó claro que Yoshimi, su ciudad, y todos los robots rosados de la tierra estaban en ruinas. Los Flaming Lips habían demolido ese paisaje y con ello a la banda que cantaba con inocencia apenas un poco irónica. Y qué gusto que fue escucharlos así. Cuando me quité los audífonos sentí algo en el pecho, dando vueltas, una sensación endorfínica similar a las de meditaciones muy intensas o los hongos alucinógenos más suaves…una inquietud.

The Terror es un disco que inquieta, que provoca. No tiene pistas promocionables en radio, ni se presta para los formatos físicos. A tal punto que, la edición especial descargable vía iTunes incluye, como bonus, el disco entero en una sola pista. Y esa es la mejor forma de escuchar The Terror: como una pieza semi electrónica íntegra, profunda. Cincuenta y tres minutos de repeticiones y circuitos vocálicos reminiscentes del Kid A de Radiohead. Y el disco mismo es un quiebre en la discografía de la banda que evoca de inmediato aquél otro disco semi-electrónico de una (ex) banda pop. Me cuesta dar una opinión pista a pista, porque el disco entero es una gran pista. Recomiendo, eso sí, hacerse de todos los extras. Escuchar los singles promocionales (como Sun Blows Up Today que es un comercial para el disco, porque ni siquiera viene en este), y rematar con el bonus track especial exclusivo para el Reino Unido, un cover de “All You Need is Love”. El mensaje de la canción se mantiene, pero se actualiza en las voces metálicas y los sonidos rasposos de los Lips y parece ser que sí, incluso después del apocalípsis, all you need is love.

Un disco de rupturas, un disco exquisito en su miseria y desesperanza. Una experiencia. Eso es The Terror. Un disco que añade un nuevo rótulo  la larga lista de géneros que los Flaming Lips han cubierto desde los días de Cloud Taste Metallic. Un disco bien manefacturado, como solo lo pueden hacer… los viejos. Wayne Coyne y compañía ya pasaron los cincuenta y discos como este son la expresión clara de que es el oficio el que hace al artesano, y que el paso de los años lejos de desgastar nos va dejando más cosas que decir y nuevas formas de decirlas.

Y si usted no encuentra la edición especial de The Terror, escuche la normal, respire profundo y vuelva a darse una vuelta por acá. Después: play –

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: