Médicas.

Bueno, está semana la peli salió de la UCI. Mi abuela entró a la UCM, eso sí, porque la vida se balancea a veces de esas formas.

Mi abuela lleva años (seis o siete) muy enferma de una extraña modalidad de Hepatitis y ahora la internaron porque, por razones que la ciencia médica aún no consigue descifrar, tiene un escasísimo conteo de glóbulos rojos en su sangre. Yo, que detesto a la ciencia médica y cuyos practicantes me parecen íncubos y súcubos de la peor especie, al saber lo de los glóbulos rojos agarré mis cosas y partí a la Clínica donde está internada la pobre. La pobre, sí, porque no sólo está enferma y tiene que estar en la clínica, sino además por los nuevos modos de las clínicas locales (o, quizás, ojalá, dios quiera, de esta en particular): un antro de hiperespecialización donde hay médicos, enfermeras, asistentes de la enfermera, técnicos que apoyan a la asistente de la enfermera; y donde las responsabilidades se deshumanizan y se diluyen entre papeleos y microfunciones. Cada uno de estos microengranajes ve a 200 pacientes al día por 5 minutos, le cambia una válvula a un cateter y sigue su ronda. Mientras tanto, el paciente ve desfilar a 150 de estos microesclavos por día, los que le hacen siempre la pregunta de evaluación del dolor y con quienes no establece lazo alguno.  Así, al final del día el paciente termina queriendo matar a estos gremlins, y a los pobres gremlins se les alarga más su ya estirada cara. Porque los gremlins tienen un jefe y ese jefe los explota y además se pelean con las otras tribus de gremlins y se producen descoordinaciones entre los jefes tribales y al final los que sufren siempre son los gremlins de a pie y no sus jefes y todo es un gran, gran monumento a la miseria de la sociedad postpostpostmoderna. Quizás deberíamos de frentón decirle postapocalíptica.

– ¿Te acuerdas cuando los doctores iban a la casa de uno? – le digo a mi abuela, que demoró un examen por no ir a ver a su doctor, porque no podía moverse.

Y mi abuela y yo entramos en un riff sobre la primera vez que me vacunaron en mi vida. Quizás de ahí no quiero a los médicos. Cuando cumplí cinco años y entré al sistema educacional como tal, apareció la clásica pregunta de “¿Qué quiere se cuando grande?”

-Cualquier cosa menos médico – decía yo.

Y eso que, al menos en el lindo país esquina, en esos años los médicos no tenían aún el complejo de deidad que en buena parte del mundo habían adquirido a fines del siglo XIX. Lejos estaban de ser esos carroñeros que, como los malos vampiros del mal sci-fi, se alimentan del miedo y la ignorancia de sus pacientes para vacunarlos, en tantos sentidos. De hecho todos los médicos que me caen bien ya estaban ejerciendo el 86. De ahí en más, pocazo. Ni ciencia ni humanidad. Fuck them all.

 

Eeeeen fin.

 

El equipo de mis amores (también de los de mi abuela), y sujeto de nuestro documental/divertimento cinematográfico perdió hoy y se farreó la punta del campeonato. Jugó tan mal, ante un estadio tan lindo y lleno de tantas ilusiones, que a ese tal Darío Franco habría que apuntarlo con el dedo más de lo que ya se ha hecho. Las buenas noticias son que usted podrá, pronto en cines, disfrutar de un recordatorio de cómo jugaba la U de Sampaoli, y  de cómo podría jugar este mismo plantel con un DT un poquito más clever. Hoy era el día, Franco, hoy era el día. Pero el día ya fue.

 

El viernes filmamos algunas entrevistas a periodistas, a requerimiento de CDF, los dueños del show, y el guión modificado está funcionando como guía de todo esto. Yo cruzo los dedos para que tengamos estreno antes de vacaciones de invierno. Y todo sería más lindo con una o dos copas bajo el brazo. Pero esos destinos pasan por la mano de don Darío Franco, quién sabe menos de fútbol que nosotros de cine.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: