Sigo vivo. Hace un rato que terminó la semana de la lagartija. Y la sobreviví. He estado, básicamente, leyendo. Después de Emaús vino Leñador, sigo con la Pauline Kael, el H.P. Lovecraft, releo The King in Yellow, leí Homeostasis, me espera releer The Master and Margarita. Tengo muchas ideas, pero llevo tres días sin escribir y la sangre se me pone espesa cuando eso pasa. Me pongo mal genio y quedo propenso a comportarme como el Pato Donald. Pero hay algo que se está gestando y esta es la parte más complicada. De esta parte al menos, he intentado reescribir desde el principio toda la primera parte de OTSL, y lo habría pasado mejor agarrándome a cabezazos contra un muro.

Me esperan películas, porque no me he podido sentar a ver casi nada (vi el Rebuild of Evangelion 3.33, la más mala de las tres que han salido, pero aún así un espectáculo – es mala porque se plantea como eso: eye-candy, le sale bien, pero tiene un segundo acto latero y Shinji Ikari es el peor héroe de la historia. Y eso no lo convierte en el mejor anti-héroe…habrá que ver cómo sale de esta, en un año más). El Doctor sigue errático, aunque el capítulo de la semana pasada fue el primero moderadamente decente en un buen tiempo. Moffat se está farreando a Jenna-Louise Coleman, en pos de un sistema de producción de episodios autocontenidos. En fin.

Yo sigo vivo, el documental de la U está en la UTI. Recen por él.

Por favor.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: