En medio de la recta final de la peli, ayer me encontré mandándole este correo, casi como un manifiesto, al director. Los nombres y apelativos han sido ocultados por razones obvias de privacidad, y porque no son lo importante.

,

Te escribo esto a modo de previa para las conversaciones que seguramente vamos a tener a la noche. También lo hago para clarificar mi cabeza respecto al tema. Repasando la generalidad de los comentarios me parece que la pregunta que hay que hacerse, y tener bien definida es

¿Quién? ¿Quién va a ver esta película?

Con eso claro, todos los cambios del mundo son entendibles, pero no siento que debamos llegar y meter mano sin tener claro quién nos va a estar viendo. Una de las razones por las que me opongo al narrador que clarifique excesivamente las cosas es porque el límite de lo que hay que aclarar me parece que está contenido dentro de los relatos y los carácteres. Una voz de comentarista diciendo “se enfrentan los dos mejores equipos de la fase regular” y “la U necesita ganar por tres goles si quiere ser campeón” bastan y sobran para dar pie a lo importante del cine: las imágenes. Enfatizo cine porque esta película se comporta de maneras muy distintas en una pantalla gigante que en un computador o en un lcd de 21″. Esta película, este documental es, por sobre todas las cosas, una película de cine. Y de cine 3D más encima. Cualquier parche o corrección que se le haga para que la película funcione en otros formatos me parece que perjudica la intención original de la peli, pero voy a volver a eso más adelante.

¿Quienes van a ver esta película? Hinchas de la U. Ellos y un puñado de periodistas. Y sería. NINGUN hincha de otro equipo, ni nuestros amigos más cercanos, se va a dar la paja de ir a ver 90 minutos de fútbol en los que sabe que su rival triunfa. Para qué, no tiene sentido. Ese es nuestro target, esa es la gente que tiene que salir contenta, extasiada, queriendo verla de nuevo. Cortejar a un supuesto “público general” es una tontera. No hay público general. No van a ir académicos que no sepan de fútbol ni obreros para matar el tiempo en un rato libre. Al público de Más Allá de Horizonte no hay que explicarle quién es quién; solo hacerle algunos recordatorios: no todos son hinchas tan acérrimos ni saben bien quién es Beccaccece; habrá en la audiencia papás y mamás que están ahí acompañando a sus niños – para ellos son las aclaraciones, para que se entretengan un poco más que cuando llevan a sus niños a ver Mi Pequeño Pony Contraataca o alguna mierda de ese estilo.

El perfil de la película, y esto lo conversamos hace ya un año, cuando empezamos en esto, debe, por la naturaleza del material de base, ajustarse a la experiencia de estar en el estadio. El audio va a ayudar, el 3D va a ayudar: todo apunta en esa dirección. Tenemos claro que esta es una película anti-aristotélica: el segundo acto es lo más fome en términos dramáticos posibles – el héroe no sufre y gana todo. Nuestros actos fuertes y nuestro drama está en las finales con UC, la semi contra Colo-Colo y la final con O’Higgins. No hay que mirarlos en menos.
Ahora bien, respetando ese espíritu de estadio, creo que son importantes secuencias como esos remates que no van a nadie cuando el equipo no juega bien. Como en el compacto del 0-2 vs Colo-Colo. En el estadio, un hincha no está viendo los mejores momentos, está viendo todo – El corazón se te aprieta con cualquier posesión y empiezas a gritar en cuanto el jugador se pone en posición de remate al arco. Las ilusiones de una hinchada, y ciertamente los de la hinchada del León, no se limitan a los highlights. Y en una derrota esto se nota más.

No tenemos imágenes ni seguimiento a lo que el hincha sentía en esos momentos, pero esto es porque no es la naturaleza de esta película. Desde su concepción, desde la filmación y montaje de planos que favorecen el 3D, la película se plantea como una ventana, como la mediación de una experiencia directa de estadio. No me sorprendería si la gente que va a verla no termina gritando los goles en la sala misma. Y de que, a lo menos, van a llorar, van a llorar. Te lo doy firmado.

Por todo esto me opongo como regla general a cualquier cosa que manche la experiencia. Esto no es un compilado de compactos, esto es el estadio revisitado. Hay que establecer ciertos lazo, sí, hay que hacerlos y vamos a escribirlos o delinearlos hoy, pero son como tener a alguien sentado detrás tuyo en la cancha con la radio prendida. Audios orgánicos, propios del fútbol contemporáneo: el discurso del relator, los datos dados por los comentaristas. Esas cosas. Una voz en off que imponga sentimientos en la audiencia es redundante, grosera y charcha: nuestro público no necesita que le pinten con palabras lo que está viendo. Nadie se va a emocionar más si les decimos “La U, un equipo caracterizado por su garra y entrega, enfrentaba días conflictivos y momentos de tormento”, porque sabemos lo que es la U. Tú, yo, y todos los que van a pagar una entrada por revivir esos momentos.

Hay que tener ojo con las críticas y tener cuidado de donde vienen. Es entendible que tenga las aprensiones que tiene, pero esta es gente que tiene, literalmente, mentalidad televisiva. Es gente que piensa en esos códigos y aplica esa plantilla de pensamiento a todo lo que ve: 3 actos, todos los protagonistas claros, todo bien expreso y delineado, comerciales cada 20 minutos. No quiero decir nada peyorativo, pero la tele es un animal distinto al cine. No te estoy diciendo nada que no sepas, pero igual. Me da miedo que la gente de ████ , que se juega el año con esto, esté más interesada en cumplirles a sus patrones que en hacer una buena película. Las únicas personas en las que confío 100% en esta situación son tú y . Es tu peli, hermano, y es importante que tenga tu sello; por todo lo que te has tenido que bancar y por todos los huevos que has puesto en ella. es un profesional, un tipo que piensa con la cámara, y, por sobretodo, es un man que se enorgullece de su trabajo. A mí, que tengo otro proceso de pensamiento, me gusta escucharlo y lo tomo en cuenta porque aporta cosas que no he pensado, y entiende el mundo de otra forma.

Siento que si quiere una película con narrador, más expresa y, en definitiva, más TV-friendly, la solución óptima sería hacer un corte para TV. En dos dimensiones, con narrador, sacando todo lo que no les guste: en definitiva, un compacto glorificado. Pero ese programa de televisión va a ser un desperdicio de recursos en el cine. Sería una película que yo no iría a ver dos veces. Y esta, incluso en su primer corte, ya es una película que iría a ver varias veces al cine.

Durante los 70s, cuando Roy Thomas era el editor de Marvel, había un viejo truco que tenían todos los dibujantes y guionistas para saltarse el proceso de edición: hacían algo BIEN mal. Una figura desproporcionada, un error de continuidad grotesco. Así, cuando el viejo editor la veía, se tiraba de cabeza a criticar eso. El artista después corregía la dos manos derechas, o la forma de la ventanas que había cambiado, y listo! Se evitaban así que les metieran mano más allá. Ojalá la secuencia de inicio termine siendo nuestras dos manos derechas. Honestamente, creo que si después de eso viniera una mejor secuencia (que no tenemos en 3D, como las imágenes de cdf noticias con Simeone, Leo Rodríguez y después la conferencia de Sampa) la escena funcionaría. Pero las cosas son como son y no podemos torcerlas tanto.

Ya conversaremos estas cosas más en detalle, man. Pero quería darte un anticipo, sobretodo para que lo pienses bien y refuerces tu visión de la peli. Yo siento que va por muy buen camino, y creo que retocarla mucho sería un error. Como te he comentado, yo estoy dispuesto a trabajar gratis por esta producción, pero es porque me interesa que el resultado sea algo para recordar y volver a ver múltiples veces.
Piensa en lo del público, dale una vuelta. Si me pides que escriba un guión para una versión haryuku con efectos de sonido después de cada gol y compactos con el Gangam Style de fondo, yo te digo: vamos, y la hacemos toda. Pero hay que tener Una visión para empujar la peli. Y creo que tú la tienes más que clara.
Nevermind lo que diga esta gente. Hay que respetarlos y estar atentos a las cosas en que, efectivamente, puedan guiarnos. Pero hay que evitar ser excesivamente complaciente. Porque, como el mismo Sampa no se cansa de decir, hay que creer en la idea. En nuestra idea.
Yo creo, ciertamente.

Gracias por leer este mamotreto, bro. Es para vos y sus ideas para compartir con quien quieras.
AgUante,

LV

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: