Prueba de Vida: Febrero 2013

Ligeramente enterrado bajo una montaña de pega, con deadlines múltiples y alguno que otro dolor de cabeza (literal) más bien complejo, no he tenido el tiempo que me gustaría para escribir aquí todo lo que me gustaría (tengo un par de borradores con un par de secciones a largo plazo y una que otra cosa por ahí). Ahora mismo, de vuelta del partido que la U perdió 3-0 contra Unión, así es que escribo antes de colapsar en la montaña esa.

LITERARIAS: No le he podido dedicar toda la atención que le debo a Against The Day, la novela de Pynchon que me tiene ocupado (?) estos días, así es que en mis ratos de lectura leo la excelente “Marvel: The Untold Story” de Sean Howe. Alterno entre esos dos, la verdad sea dicha.

En el mundo del cómic, leí los dos primeros trades de Fatale, la última de esas series de Ed Brubaker con Sean Phillips y se nota, desde ya, que la cosa va para largo y va a ser muchísimo mejor una vez que todo esté dicho. Es un gran comienzo y todo indica que sólo se va a poner mejor. La dupla se aleja ligeramente de su especialidad (llevan diez años produciendo los mejores cómics policiales noir del mainstream) y los misterios y rebusques sobrenaturales les quedan bien. A cruzar los dedos y dejar que el tiempo pase y sigan pasando esos números nomás.

FÍLMICAS: Fuera del ya comentado (casi) Django, no he visto mucho más últimamente. El disco duro está acumulando nominadas al Oscar, y The Master es la única que quiero ver realmente. Aún así, la próxima en la lista de espera es Beasts of the Southern Wild: presupuesto más bajo, director más joven que yo, cómo no echarle un vistazo. A todo esto, ya son dos las personas cuya opinión en estos asuntos respeto mucho las que me dicen que Hitchcock es bien mala…y con ello no han hecho más que despertar mi curiosidad.

MUSICALES: Pocas cosas nuevas por acá, en el horizonte vienen los Flaming Lips con su disco de Valentine’s y su disco de Abril, The Terror. Mientras tanto mucha cancioncita suelta y una revisión del catálogo de los Rolling Stones. Me había olvidado todo lo bueno que es el A Bigger Bang, un disco que jamás piensa sonar como el lanzamiento de una banda con 40 años de carrera y pega canción tras canción. Creo que la última vez que lo había escuchado entero fue cuando salió, el 2005. Yo era otra persona y esa persona que yo era lo encontró bueno, pero ni tan bueno como lo encuentro ahora. Me pregunto si en diez años más lo voy a encontrar  mejor, si acaso voy a sentir que los viejos Stones me van a llegar más en la medida en que yo mismo sea más viejo. Imagino que sí, mal que mal, una de las razones por las que de niño y adolescente me gustaban más los Beatles que los Stones era por que el registro emocional de los primeros es, efectivamente, mucho más infantil y adolescente que el de los segundos, que es más adolescente(literal) y adolescente (metafórico). Time will tell.

Time will tell, too, que tan bueno es el disco de los Flaming Lips, pero el adelanto suena bien:

VIDEOLÚDICAS: Aparte del FIFA13 nuestro de cada día y las incursiones menos-que-semanales en el mundo de Skyrim, lo Otro que estoy jugando es Ni No Kuni, el juego diseñado por la gente del Studio Ghibli y que básicamente es una película del Studio Ghibli. Es un tanto lento en su desarrollo (dijo él, que lo había jugado solo por tres horas), pero tiene tres factores que lo hacen destacar de las hordas de juego que pueblan los estantes. UNO – El diseño de personajes y los elementos visuales, que son todo lo que uno podría esperarse del nombre al que están asociados. DOS – La construcción de la historia es lenta, pero con razón y causa, y tiene unos giros emotivos que rápidamente hacen que uno se comprometa emocionalmente con los personajes. Esto no pasa casi nunca en los juegos de video, que por lo general apuntan a que uno se identifique y complete la psiquis del personaje principal con elementos propios: aquí el personaje se respeta y es querible. Hazte esa. TRES – La música de Joe Hisaishi. Está dos estadios del conocimiento por encima de todos los compositores comunes del género y se nota desde el comienzo. A veces la repetición constante no le sienta muy bien, pero las primeras veces, o las veces en que consigue acompañar al movimiento del personaje, la inmersión es total. Una delicia y una de las veces que he agradecido tener una PS3.

Eso es, queridos amigos. Consumo cultura, luego soy.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: