Hoy día está de cumpleaños Sonia. Como creo que los saludos deben ser lo más cercano posible o no ser nomás, y como no tenía cómo arrancarme a su casa hoy, la llamé. Conversamos gratamente por algo más de quince minutos, ella con toda su calma y pausa de siempre (quizás extra calma, considerando los seis meses de embarazo que tiene) y yo ¿particularmente sobreacelerado e hipercomprimido? Puede que haya sido el contraste, pero me ha pasado harto estos días, que han tenido más roce social que el resto del año: hablo más rápido, porque, sencillamente echaba de menos hablar rápido. Cuando hablo solo suelo…decir una palabra de la frase o cantar o algo, y necesito un interlocutor para acelerar. Curiosamente, los interlocutores más rápidos en mi vida han ido quedando atrás…o quizás partieron en su propia dirección, a la velocidad del pensamiento.

La cosa es que hoy me despedía de Sonia por teléfono y ella me dice, cortésmente:

– Gracias por llamar para saludarme

Y yo no hallo nada mejor que decirle,

– No gracias a ti por…

y me quedo parado una microfracción de segundo, en la que me alcanzo a dar cuenta de que lancé esas cinco palabras sin pensar realmente cómo terminar la frase y de que es bien idiota darle las gracias a alguien que está de cumpleaños, a menos que uno esté en su fiesta de cumpleaños, claro. Yo y mi obsesión por la reciprocidad…

…nacer.

Y Sonia se ríe y yo me río y agrego un atenuador del tipo “O algo así o lo que sea que se le diga de agradecimiento a la gente que está de cumpleaños”. Momento clásico, que, si uno lo ve en cámara lenta, es bien cursi, pero la velocidad acelerada cubre todo tipo de montajes.

Cortada la llamada me quedo pensando en eso de la reciprocidad. No sé qué tan bueno sea, y tengo claro que hay casos en que no nomás, pero ya es algo que va conmigo y que no me incomoda para nada. Hasta los veintialgos mi necesidad de retribuirle a los demás venía además modulada por la culpa de los años formativos del catolicismo, así es que era algo así de enfermizo. Pero una vez muerto el católico, se va la culpa.

TELEVISIVAS – Lo único que vi esta semana fueron un par de documentales de fútbol (¡la lucha sigue, compañeros!). Coincidentemente, el hermano de Sonia se fue de vacaciones a Europa y en uno de los tantos aviones le tocó “The Four Year Plan” el documental sobre el QPR y cómo los magnates de la Fórmula-1 lo salvaron de la quiebra y lo llevaron a primera. Lo tenía de referencia, pero el consejo de Marcos hizo que lo bajara y lo viera. Es bueno, pero de interés específico más que para el público en general. Quizás como el nuestro.

Breaking Bad sigue su curso impecable, y el comienzo del fin ya está más que configurado. Hay espacios para la sorpresa en términos de cómo se ejecutará, pero me parece que el camino está más que claro. Y está bien que así sea, la serie se caracteriza más que por entregar más que sorpresas, cosas bien hechas. Vaya que se agradece.

Community vuelve en algún momento de Octubre, pero el cambio de showrunner evita que me tenga en ascuas. La última vez que cambiaron al showrunner en una serie que me gustaba para su última temporada fue cuando Amy Sherman-Palladino no volvió para la séptima temporada de Gilmore Girls. Y así terminó eso. . .

El que sí vuelve y me tiene sorpresivamente en ascuas es el buen Doctor. Tras repasar la temporada pasada sentí que este podría ser un buen momento para dejar la serie, peeeeero aquí estoy. Dos o tres semanas faltan para Asylum of the Daleks y aquí vamos otra vez. Con una gran sonrisa.

MUSICALES – Magro está el panorama. O al menos no muy innovador. Siento que a mi iTunes le falta pop. Bubblegum pop en mala, de ese que presupone un mundo donde no hay distinciones sociales ni problemas, un mundo ultrarosado, hipervioleta, donde todo es una hipérbole y nada puede salir realmente mal. Fluffy Pop. Ahora lo único que sé es que quiero escribir una novela así. Una novela ni siquiera posmo. Una novelita cosmo. Hell, yeah.

LITERARIAS – Le di el bajo a lo que sería la bibliografía completa de Grant Morrison con Earth-2 (superhéroes, génerico) y Vimanarama. Lo bueno de Earth-2 es ver a Morrison colaborando con Frank Quitely, lo que no es novedad; pero en Vimanarama Phillip Bond se luce de formas sorprendentes. Ya viene reseña, porque lo vale.

PODCASTIA – Dos nuevos podcasts se incorporan a mi lista de habituales. Penn’s Sunday School es el gordo Penn Jillette promoviendo el ateísmo y hablando semanalmente de los temas que le interesan y las anécdotas de su vida. El gordo no puede caerme mejor, si bien pensamos bien distinto en muchas cosas, es de esa clase de personas con las que no importa estar en desacuerdo, porque promueven un mundo donde el desacuerdo es algo fundamental, o más bien algo que viene después de los fundamentos y que está bien. Mi clase de mundo – ¿O a usted no le da la real lata cuando dice que algo no le gusta y la persona en la conversación a la que sí le gusta inmediatamente se siente atacada y/o trata de convencerlo de las bondades del artículo en cuestión? Disentir es una cosa bella y todos deberíamos hacerlo sin miedo.  Es un mundo amplio.

El otro podcast es KPCS: Kevin Pollak’s Chat Show. Pollak, comediante y actor de reparto por excelencia (mafioso italiano x en un par de pelis de Scorcese o quizás mejor conocido por su rol en Los Sospechosos de Siempre, cosa de la que no puedo dar fe porque todavía no he visto Los Sospechosos de Siempre. Énfasis en el “todavía”) entrevista a personalidades del mundo de la comedia. Lo particular de su estilo es que no son, como en el caso del WTF Podcast de Marc Maron, solo comediantes, y que las entrevistas son menos íntimas, pero más largas y dedicadas a la técnica. Llegué a él por la sesión con Dan Harmon que resultó todo lo graciosa, absurda y esperanzadora que uno podía esperar. Ciertamente hay ratos que sobran en las dos horas de cada programa, pero el método de extracción por sedimentos funciona mejor que en muchos otros lados. Un gusto. Para los nerds de la comedia, claro está.

Mucho texto por hoy, hora de las imágenes. Recomendando el tumblr de la Tragedy Series, os dejo con un botón de muestra.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: