Me batirompiste el baticorazón,

Chris Nolan. Tampoco fue taaan dramático, pero ir a ver The Dark Knight Rises fue bien decepcionante. Ni siquiera una decepción bombástica, un ir por lana y salir trasquilado; simplemente ir a ver una película y sentir que debió haber durado una hora menos. O que se pudo haber evitado esas secuencias de acción que no eran ni tan buenas y eran súper gratuitas. Todo en The Dark Knight Rises parecía un pegoteado de trucos ya probados: argumentalmente, los giros de Batman Begins, visualmente, las tomas de The Dark Knight. Había mucho personaje dando vuelta sin que importara realmente, y un mensaje político mezclado, cargado al fascismo (es Batman después de todo) pero con unas ganas de querer decir “muéranse todos” bien escondidas. Para colmo, el que tenía que morirse, no muere.

Lo bueno es que Michael Caine, Morgan Freeman y Gary Oldman siguen rompiéndola. Gratuitamente nos enteramos que al Alfred de Caine le encanta tomar Fernet Branca(!!) y eso me sacó una buena sonrisa. Marion Cotillard está muy bien y hace palidecer a Anna Hathaway, que necesita un Black Swan o algo así para sacar personalidad. Eso o hacer toda la vida de Lady Di. Christian Bale hace lo que puede, aunque el maquillaje de los “8 años después” no convence y la tocan parlamentos muy largos con la voz de Batman, lo que lo hace sonar ridículo. Puede haber sido mi sala, pero lo otro ridículo era la voz de Bane, que estaba muy mal mezclada, perdiendo profundidad y sonando casi como en off siempre. Me gusta el efecto distorsionado y me gusta la idea, pero no está muy bien ejecutada.

Mi querido lector, esto no es una reseña. Ayer fui a ver The Dark Knight Rises y salí maltrecho, aburrido y un poco ridículo, como si hubiera ido a ver Star Trek IV (la de las ballenas) sin ironía. Hoy me desperté y me puse a jugar un rato Arkham City para ver si por ese lado me podía re-enganchar culturalmente con el murciélago. Pero son medidas de UTI, la verdad. Recuerdo el último plano en que sale Batman (que se funde en mi memoria con el de Keaton, de alguna forma) y me entristezco. Era una buena oportunidad para cerrar la serie en un punto alto y, a pesar de todo el trastabilleo, Nolan consigue llegar a los últimos cinco minutos con una chance de salvar la película…y se la pierde. Como un penal malogrado en el minuto 90, como un empate a cero cuando había que ganar por la mínima.

Hay que armarse de paciencia antes de ir a ver The Dark Knight Rises. Dejar la incredulidad en la casa, bajo llave, y el juicio estructural y el sentido intradiegético en la lavandería. No se alcanza a sentir como una mala película, pero sí se siente como una gran pérdida de tiempo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: