The Wheels are A-Turning

Como una mezcla entre la rueda de la fortuna y el dos de discos, o como una mezcla entre Dylan y Lennon. Todo empieza a moverse, lentamente, a vapor, con ese ritmo que va incrementando de a poco. Tempo aquí y tempo acá. Motívate, motívate.

El documental se destrabó del todo y con él la rueda que llevaba algo así como dos meses detenida empezó a moverse. Eso sí que es un alivio. Llegó en un momento extraño, en el que yo mismo estaba empezando a moverme hacia otros lados, pero es bienvenido igual y quizás más. Son tiempos para vivir más que para hacer semiótica de la cotidianeidad.

Esta semana leí el final de League of Extraordinary Gentlemen: Century y fue un buen final. Y se perdieron juntas hacia el horizonte, ese tipo de final. La transición que hace Moore a lo largo del siglo XX es tremenda y el arte de O’Neill está tan pero tan cargado de referencias que es para mirarlo una, dos, tres veces. Y después esperar que alguien haga la versión anotada.

También leo “Slow Learner” los primeros cuentos de Pynchon, con una introducción de un Pynchon mayor, descuerando sus primeros intentos. Da gusto hacer el ejercicio con él. Es tanto mejor que tan solo leer los cuentos. Le quiero.

Hoy fue día largo, de trabajo y otras cosas. Detalles más adelante. En serio.

Como adelanto, le diré que todo el día he tenido pegado este numerito del joven Steve Martin. Mejor ni pregunte por qué.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: