Columnas

Ayer fue un buen día, redondeado por la victoria del León. De varias partes empezaron a llegar buenos comentarios sobre la novela y eso siempre es bueno. También tuvimos un buen día investigativo para el documental, un día con ejercicios de memoria extrañamente parecidos a los que mi mamá me hacía de chico (hay cassettes que lo prueban): me mostraba la foto del plantel de la U ’83 y yo le decía los nombres. Que hasta hoy mi memoria se base en la posición visual (y me gusten los cómics y todo aquello que implica composición de cuadro en torno al lenguaje) no tiene nada de raro.

Ayer también la buena gente de Intemperie publicó esta reseña mía sobre Daytripper, el cómic de mis queridos hermanos Bá-Moon que creo que es lo mejor que leí en todo el año pasado (Habibi de Craig Thompson llega segundo: quizás mejor ejecutado técnicamente, pero menos cercano a mi corazón). Si todo sale bien, en unas semanas más les mandaré otra reseña, esta vez sobre Transmetropolitan u otra del tío Warren (¡Lea Global Frequency! ¡Ahora!).

Pero si de columnas se trata, la verdad es que me da un poco de vergüenza confesarle que había pasado un buen rato sin leer a Ezequiel Fernández Moores, hombre dotado de una pluma exquisita y del ojo preciso para hablar de todo aquello que rodea al fútbol y le da humanidad. Me cuesta no referirme a él sin tratarlo de “el mejor”. Está ahí, en lo alto, ciertamente.

Mi columna-placer culpable es The Buy Pile en Comic Book Resources. Semana a semana, su autor hace el ejercicio de ir a su tienda de comics y repasar el lote de cómics nuevos, clasificándolos en grupos: para comprar, para leer, the “meh” pile; y no, just no. Considerando que las columnas y reseñas de cómics suelen ser hechas por fanáticos del material y que los comentarios en línea suelen estar poblados por trolls de…todo, es bueno encontrarse con alguien que, al menos tiene una línea editorial clara. Hannibal Tabu (vamos a asumir que es su seudónimo) es deslenguado y fundamentado en halago y crítica por igual y al rato uno tiene claro cuál es su gusto. Así, nunca dejé de leer algo que me gustara por que fuera críticado en The Buy Pile, pero sí incorporé cosas nuevas.

Con todo, no sigo muchas columnas. Me gustaría, ciertamente, pero lo que falta son columnistas. Años atrás, antes de la multiplicación de sus apariciones en televisión, me gustaba leer a Pato Navia, por su prosa concisa, tan influenciada por la academia gringa, que no desperdiciaba oración alguna en generar efectos. Y cuando alguna red social me rebota los comentarios de Warnken (muchísimo mejor columnista que entrevistador) los leo en modo turbo para encontrar harta flor barroca adornando una buena cuota de sentido. A cada cuál lo suyo.

Mientras escribía todo lo anterior, sonó esta canción de los Stylistics por acá. De alguna forma, es mi envío para su fin de semana, mi querido lector.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: