Frankenstein

Claro, usted lee esto y tiene la perspectiva del escritor. Mientras tanto, el director y el editor principal del proyecto se desloman revisando material, limpiando imágenes, seleccionando las mejores tomas y así. Un trabajo de troceo y selección intenso, mientras su seguro servidor mira documentales, vive en el mundo de las ideas y se da vueltas en la silla mirando el techo.

Separadas las partes, para volver a ser reunidas (el ars combinatoria o los dos principios clásicos de la alquimia) el director ha empezado precisamente dicho proceso. Juntando piezas, preliminarmente, va armando secuencias. Habiendo trazados juntos el esqueleto, comienza a llenarse de carne y mecanismos internos… o mejor:

EL PROCESO CREATIVO

1- IDEAS – inmateriales, abstractas

2- APUNTES – papel, lápiz, lenguaje (tb. digital)

3-MATERIALIDAD – en este caso: imágenes. (digitales eso sí, son los tiempos que corren)

 

Claro, el buen doctor Frankenstein pasó por procesos similares, faltándole un elemento primordial: el rayo, el fuego regalado de los dioses en la antigua, el elemento asociado al lenguaje desde Egipto en adelante y así…

 

Así es que hoy el director me manda esos primeros cortes, esos primeros montajes, para empezar a darle una vuelta y reunirnos mañana ya a darle más forma al asunto aún.

Los reviso ahora, mientras afuera arrecia una tormenta eléctrica.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: