En la prehistoria

Todo comienza con una idea.

Pero antes de eso, las ideas surgen del choque entre dos conceptos, la superimposición de realidades, el cruce entre un par de posibilidades, la pregunta infalible, ¿y qué tal sí? ¿y por qué no ponemos esto aquí? y así, de la nada sale algo y Alguien se le ocurre Algo. Pero el camino es largo.

En la prehistoria, Alguien dispuso de un material y se dio cuenta que había un potencial. Alguien pensó en compilarlo y darle forma y así darle ligeramente el vamos al proyecto.

Por ahí por el neolítico Gonzalo me contacta y me dice si acaso quiero participar. El dirige y yo escribo. Showrunners. Suena bien, me gusta. No me lo perdería por nada del mundo, francamente.

Tenemos un par de reuniones semi-formales, muchas conversaciones. En una de ellas, juntamos A con B y SHAZAM! la idea, el núcleo que va a guiar la película se aparece ante nosotros. Ante mí, al menos. Intuyo que para el director las motivaciones son otras, las revelaciones y conceptualizaciones diferentes. Más visuales, sin duda. En esto de guionizar apenas soy el arqueólogo, me basta con encontrar el esqueleto.

El esqueleto, en la prehistoria, es la idea que me hizo decir en voz alta “Me veo escribiendo esto”. La misma que me haría pasar por cualquier cosa para terminar el guión y me motiva a buscar, investigar y escribir por algo más que el puro enfoque profesional. The driving force.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: